MDI Venezuela | Dirigente del MDI participó en el Foro: Aludes torrenciales de 1999, 20 años después
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república.
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16630
post-template-default,single,single-post,postid-16630,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Dirigente del MDI participó en el Foro: Aludes torrenciales de 1999, 20 años después

Prensa MDI.- En la Universidad Central de Venezuela, se llevó a cabo el Foro:  Aludes torrenciales de 1999, 20 años después, a propósito de cumplirse dos décadas de la vaguada que afectó al estado Vargas.

Unos de los ponentes centrales, fue el dirigente del Movimiento Democracia e Inclusión en el estado Vargas, Ignacio Laya, quien aprovechó la oportunidad para presentar el documental:   “EL MUNDO DEBE SABER QUE NO LLORAMOS EN VANO” de la Fundación Cátedra Flotante de Venezuela.

El material audiovisual, relata lo que ha sido las secuelas internas que dejó la tragedia en la población, el mismo se produjo especialmente para la comunidad internacional, específicamente la europea, por sus orientaciones científicas y los recursos financieros para estabilizar las principales cuencas hidrográficas del estado Vargas, destacó Laya.

Durante su intervención, el también integrante de la Plataforma de Conflicto, comentó que la emergencia «no se atendió a tiempo porque todo el gobierno, especialmente el central, estaba en campaña por el referéndum que era la propuesta principal de (Hugo) Chávez para aprobar la nueva Constitución y refundar la República».

A su juicio,  para el año 1999 hubo una ausencia de un sistema de alerta temprana, lo que pudieron constatar los medios de comunicación. «Muchos periodistas impactados por dos meses de lluvias inusuales que saturaron los suelos y activaron los conos de deyección de las cuencas hidrográficas del estado Vargas».

El dirigente regional, además resaltó que, si existe memoria colectiva acerca de este tipo de tragedias,  «no sólo está la experiencia de las vaguadas del año 1951 y la escorrentía del Río el Limón en el estado Aragua, en Vargas existe la sensibilidad poética como un legado de Gonzalo Barrios Alfonso quien advirtió de esos peligros a través del esa prosa ecológica “Se perdió el sol” .

Una de las anécdotas más relevantes que recuerda Laya como sobreviviente de la tragedia, es el día que el presidente Hugo Chávez diera la orden al gobernador Alfredo Laya de que declarara “Camposanto” al estado Vargas, tuvo un no rotundo del gobernador y de la gente de Vargas “De aquí no nos vamos, aquí nos quedamos” y esa postura enfureció a Chávez. Luego un general golpeó y maltrató a Alfredo Laya en Naiguatá y al diputado del PPT, Ernesto González en una demostración del “Poderío Militar”. 

«!Chávez trató de utilizar la tragedia para que los damnificados poblaran el eje Orinoco-Apure sin tomar en cuenta aspecto de la identidad de un pueblo, de los arraigos y al final la mayoría de esos damnificados regresaron a vargas, pero decenas murieron a manos de los grupos exterminios que se formaron en Portuguesa y Guárico por citar dos ejemplos», denunció, el profesor Laya.

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento