MDI Venezuela | El llamado de Henri Falcón a la «unidad» de todos los venezolanos tiene el penetrante hedor de la hipocresía. Por Ignacio Laya
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
17301
post-template-default,single,single-post,postid-17301,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
herny falcon

El llamado de Henri Falcón a la «unidad» de todos los venezolanos tiene el penetrante hedor de la hipocresía. Por Ignacio Laya

Caracas. 07 de junio de 2020. Los políticos le tienen mucho pavor al pelotón de  francotiradores que siempre están dispuestos a fusilar, con razón o sin ellas, a las personas que hacen vida en las redes sociales  donde se disparan balas venenosas con los ojos cerrados por la rapidez y la brevedad que exige esta nueva forma de expresar sus opiniones el ciudadano. A veces el tiro no da en el blanco deseado sino que impacta en la frente de las personas que desean defender, promover o  proteger.  
En buena hora ese tipo de balas  digitalizadas no matan, todos los tiroteados se recuperan y vuelven a las andanzas de la vida. Al político le es casi imposible no exponerse a sufrir esas heridas porque la opinión pública  es el combustible que mueve entre nosotros la democracia y quien utiliza esas plataformas, por su  motivación al poder,  debe trajinar con las críticas porque de sus respuestas a ellas va a depender el grado de aceptación y rechazo a sus aspiraciones. No me ha ido bien cuando he opinado sobre algunos episodios de la convulsionada política Venezolana, al contrario, poco o nada me  ha servido  omitir nombres para no herir las suceptibilidades que están a la orden del día y es cuando más ráfagas de odio y descalificaciones  recibo porque algunos políticos  enloquecen muy fácil y pierden la compostura.
El caso de la conducta de Henri Falcón, presidente de Avanzada Progresista, que trataré  directamente, da la impresión de haber comenzado una nueva campaña  bajo el slogan «GTODOS» es decir, solicitando la Unidad de Todos los Venezolanos pero sus acciones en vez de sumar más bien  dividen, son lastimosamente incoherentes y su llamado posee el penetrante hedor de la hipocresía.

 En casi todos los programas de televisión que lo he visto,  corre libre y sobrado sin el debido obstáculo del contrapeso de entrevistadores que no repreguntan y se muestran  complacientes, el líder larense dice que no vale la pena referirse a Nicolas Maduro y solo dice que es el «peor gobierno que ha tenido Venezuela» pero si le piden sus críticas al presidente Guaido se estremece de júbilo, se muestra cómodo y agradado  criticando sin parar a los partidos del G4 y otros aliados del presidente Juan Guaido a quien le ha dado por llamar «ineficaz … no tiene nada en la bola», y al líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, lo despacha como un personaje «enfermo de poder».

 Henri Falcón se parece a una gandola sin frenos que maniobra tembloroso la pronunciada Bajada de Tazón y mientras levanta las banderas del GTODOS, golpea con las dos manos tanto al gobierno como a la oposición y ninguno de los próceres de su partido AP es capaz de advertirle sobre esas imprudencias altamente peligrosas.

    La razón es muy sencilla, su figura está asociada a la de Hugo Chávez desde el mismo momento que el de Sabaneta de Barinas irrumpió en aquel Golpe de Estado del 4 de Febrero de 1992 contra Carlos Andrés Pérez . También como miembro del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200. Esa afinidad, y su condición de Militar pro golpista lo favoreció para ejercer por dos periodos consecutivos la Alcaldía del Municipio Iribarren de Barquisimeto,  gobernó dos periodos la gobernación larense, la perdió en la tercera ocasión con la Almirante Meléndez y más tarde fracasó cuando se midió con Maduro en las elecciones presidenciales del 2018. Quién es el que está «enfermo de poder»?. 
No parece que sea Leopoldo López. Sobre el golpismo o el terrorismo que le endilga a Juan Guaido no lo puede sostener con argumentos propios  ya que fue atraído desde el vamos por el Chávez del 4 de Febrero y luego  condecoro con bombos y platillos al mismísimo Presidente de Fedecámaras Carmona Estanga.

El personaje empresarial que asumió la presidencia del país  luego de aquella Gesta Popular que duró pocas horas por la inexistencia de un Plan País equilibrado o un Gobierno de  Transición que permitiera llenar el vacío dejado con el derrocamiento o la renuncia de Hugo Chávez. Henri Falcón no ha podido superar el que todavía el chavismo lo califique como un «traidor» por reconocer al líder empresarial del 11 de Abril de 2002. 

      Falcón en cada entrevista se  hace más predecible porque le cuesta asumir sus responsabilidades. El insiste en echarle la culpa de su derrota ante Nicolas Maduro a la oposición mayoritaria que en aquella oportunidad, y con sobradas razones, llamó a la abstención. 
El quedaría mejor parado si admite que no leyó bien aquellas autoritarias decisiones del régimen de perseguir e inhabilitar a los principales partidos políticos de Venezuela y a los más conspicuos líderes de la oposición, impedidos de ejercer la democracia y el derecho al sufragio. La verdad fue que él perdió todo gesto de solidaridad con los factores democráticos y se expuso a esa  derrota cantada con anterioridad.

 El régimen se burló de él y de su Comando de Campaña con Claudio Fermín al frente, las condiciones previas al las elecciones el gobierno no las cumplió y en el desarrollo del proceso electoral el ventajismo fue brutal: uso grosero de todo el aparato del estado, el ilegal ofrecimiento al elector, la presencia de los Puntos Rojos,  el Plan República Militar «Rodilla en Tierra» y otras irregularidades que lo obligó a denunciar la jornada como Fraude pero se rindió mansamente. 
Dejó a todo el mundo con la boca abierta y nadie sabe de dónde sacó sus dotes pacifistas cuando le puso la otra mejilla a Nicolas Maduro.  
  Ese slogan del GTODOS es tan hipócrita que Henri Falcón encabeza al grupo de 5 dirigentes de La Mesita que acaban de solicitar  al Tribunal Supremo de Justicia que asuma el papel de la Asamblea Nacional sin ningún rubor.
 Esa es una conducta triste, indecorosa y desleal por antidemocrática y entreguista.    Henri Falcón y sus acompañantes con esa histórica petición, que causa tanta indignación, desconoce la voluntad del pueblo elector que le dio la victoria abrumadora a los diputados en diciembre de 2015.  
Es un episodio  miserable e inútil los de estos 5 dirigentes de La Mesita desconoce a cerca de 8 millones de electores venezolanos. Ese asqueroso paso  formará parte de la historia nauseabunda que ha llevado a que seamos el país con las mayores miserias políticas, económicas y morales. 
A Henri Falcón de nada le sirve desmentir su regreso a las filas del chavismo. No puede ocultar sus  amoríos perversos de quienes ahora se les conoce como «Chavistas  Asintomáticos». 
Todos aquellos que dejan a un lado los más sagrados intereses de ese país que lucha por restablecer  la democracia plena nunca entenderá sus conductas mezquinas y egoístas por obtener cuotas de poder en la rectoría del CNE. La comunidad nacional e internacional sabe que no es convocando unas elecciones parlamentarias que solo servirá para agravar la pesadilla que viven todos los Venezolanos. 
Esos 5 dirigentes no van a convencer a los que sufren que esa es la solución porque la crisis de hoy se debe a que se hicieron y el gobierno la desconoció mandando al carajo a los diputados indígenas de Amazonas que tienen más de 4 años esperando que el TSJ se pronuncie  al respecto pero  lo prioritario es atender la urgencia de los 5 aventureros que en pocas horas tendrán un amplia mayoría entre las autoridades del CNE. Lo de La mesita es un Récord  Mundial, quiere más Asambleas cuando tenemos tres y el país no avanza, retrocede.                    
  Su plan es atornillar al régimen a cambio de obtener una pírrica fracción de las minorías. La propuesta de un Gobierno de Emergencia Nacional que plantea Juan Guaido, tiene  gran acogida en el ámbito nacional e internacional. Juan Guaido, a pesar de sus errores y la efectividad del régimen al usar ilegalmente todos los poderes públicos y los factores que  utiliza para las iniciativas más indecorosas y deshonestas, ha mostrado valentía y coraje y se ha transformado en un sentimiento nacional.

  Este es mi derecho a opinar con libertad y sin imponer como verdades mis inquietudes. Ojalá la tomen como una invitación a que haya más luces que sombras en el debate para que todos, si, está vez todos pero sin hipocresía, podamos salir del  intensivo atraso y la más dramática postración a que han sometido a uno de los países más ricos del mundo que se llama Venezuela.

Por Ignacio Laya. Político y cultor popular del Estado Vargas. Miembro del MDI – Vargas.

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento