MDI Venezuela | En la Venezuela petrolera colapsa la producción de gasolina (Comunicado del MDI)
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16626
post-template-default,single,single-post,postid-16626,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

En la Venezuela petrolera colapsa la producción de gasolina (Comunicado del MDI)

Prensa MDI.– La crisis del suministro de combustible en toda la geografía nacional, cada día se acrecienta, a diario padecemos largas colas para poder llenar los tanques, ahora, no es solo en el interior del país, además en los últimos días se ha evidenciado en el área metropolitana que las filas de carros superan las cinco cuadras en las estaciones de servicio.

Hasta los momentos, PDVSA, estatal petrolera, que ha sido secuestrada por el régimen revolucionario, no ha dado detalles de la problemática que pareciera es otro de los males que con los que viene cargando la empresa que en algún momento fue la más importante del país.

Desde el Movimiento Democracia e Inclusión (MDI), estamos conscientes que la dictadura está incapacitada para solventar la crisis de combustible, no solo por la inviabilidad dela política de su modelo, sino también, el contrabando, la corrupción y otras irregularidades propias del negocio de los combustibles, son parte del modelo que sostiene a la cúpula que gobierna al margen de la Constitución. 

Igualmente no podemos obviar el negocio redondo que tienen los simpatizantes del régimen en las ciudades fronterizas donde cada 30 litros de gasolina son pagados en altas sumas de moneda extranjera, lo que demuestra que más allá del  desabastecimiento, hay problemas de fondo, los cuales se vienen arrastrando desde hace años con total autorización de la dictadura.

En ese sentido, desde el  MDI exigimos que se le responda a la población venezolanas las siguientes interrogantes: 


1. Cuál es la situación real del suministro de combustible, y el estado actual de las refinerías de nuestro país.
2. La cantidad, costos, frecuencia y origen del combustible que presuntamente está importando nuestro país, desangrando aún más las arcas nacionales. 
3. La situación de las plantas termoeléctricas en todo el territorio (operatividad y capacidad de abastecimiento).
4. La situación del sistema de producción, generación y transmisión de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, ubicada en la represa de El Guri.
Estamos seguros que la dictadura puede suministrar esta información que requiere el país entero para conocer a profundidad el estado de la crisis energética. 

La crisis eléctrica es grave


El SEN (Sistema Eléctrico Nacional) fuente inagotable de corrupción y negocios turbios de  la dictadura, ha llegado a un nuevo hito de colapso; los cortes del servicio eléctrico en todo el territorio nacional,  son cada vez más seguidos y prolongados. 

Mientras la ciudad capital la inundan con luces por la época decembrina, otras regiones, como es el caso, del estado Zulia, donde la población padece de cortes eléctricos  por más de 8 horas a diario, es un juego macabro donde se ven afectados los hospitales, las escuelas y todo aquel que desee llevar una vida normal.

El régimen, se jacta de hablar de los derechos humanos, pero a todos los venezolanos les ha arrebatado la posibilidad de tener los servicios fundamentales para una vida digna y normal gracias a la injerencia y el atropello constante que se vive a diario de quienes nos gobiernan. 

Las consecuencias de lo anterior son catastróficas, dibujan una Venezuela paralizada, propia de una distopía post apocalíptica. Cada vez nos movemos menos, la sociedad venezolana entera está siendo sometida a una tortura, una muerte lenta.

Sin energía no hay producción, ni transporte, e incluso las necesidades básicas  no pueden ser satisfechas. Somos un cuerpo semi paralizado, nos conducen a la muerte como nación y como sociedad. Para colmo de males, hacen esto en época navideña.

Desde el MDI exigimos que se rompa el silencio. Es hora de exigir nuestros derechos!!

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento