MDI Venezuela | En pro de una mejor instancia de unión de la oposición venezolana MDI se retira del FAVL
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república.
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16583
post-template-default,single,single-post,postid-16583,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

En pro de una mejor instancia de unión de la oposición venezolana MDI se retira del FAVL

Caracas, 03 de Diciembre de 2019.- Venezuela vive hoy la peor crisis de su historia, y ésta abarca todos los ámbitos de la vida nacional.

Crisis económica con la mayor hiperinflación de América y una de las mayores del mundo, desastre total de nuestra economía, aumento de la pobreza extrema y ausencia de planificación, destrucción de Pdvsa y de las industrias básicas de Guayana, y una destrucción de la producción agropecuaria sin precedentes.

Crisis institucional ya que no hay separación de poderes, tanto el TSJ como la Fiscalía, la Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo, son apéndices de Miraflores, lo que permite definir esto como una dictadura.

Crisis social, total deterioro del sistema educativo y del sistema de salud, aumento de las epidemias y muertes por enfermedades perfectamente curables, éxodo de millones de venezolanos huyendo de la tenebrosa realidad que vive el país produciendo crisis en países vecinos y hermanos y generando una desintegración dolorosa y grave en la familia venezolana.

Desnutrición infantil y aumento de la mortalidad infantil que compromete gravemente nuestro futuro cómo país.

Violación de todos los derechos de nuestros trabajadores, de sus conquistas durante años de lucha, pulverización del salario y abolición de las prestaciones sociales.

Entrega de nuestra soberanía con la excusa del Arco Minero del Orinoco, donde se comete el más grande ecocidio del planeta sin ningún control, extrayendo nuestras riquezas naturales y sacándolos del país de forma ilegal para enriquecer a una nueva clase social enchufada y a las mafias gobernantes.

Violación sistemática de nuestra Constitución y de los derechos humanos que ella contiene, con masacres a nuestros hermanos indígenas, centenares de presos políticos civiles y militares con juicios amañados, violándose todos sus derechos, reaparición de la tortura y restricción de todos los derechos ciudadanos.

Una ANC inconstitucional y fraudulenta que es vergüenza nacional y un presidente electo el 20 mayo de 2018 de manera fraudulenta, inconstitucional e ilegal.

Por todas estas razones nos oponemos al gobierno usurpador, generador y sostenedor de la profunda crisis que vivimos hoy los venezolanos.

De toda esta crisis se deriva otra, la moral y espiritual que abarca a todo el país y que se expresa de diversas formas, una de ellas, quizás la más grave es la corrupción que tampoco tiene precedentes en nuestra historia y un envilecimiento y una degradación moral que nos destruye como nación.

Por todas las razones mencionadas nos oponemos al régimen de Maduro y lo señalamos como el gran responsable de toda la tragedia que vivimos los venezolanos.

Pero del otro lado encontramos una oposición dividida, fragmentada, con agendas ocultas y anteponiendo intereses grupales y personales por encima del gran interés nacional.

La pretendida hegemonía de las cúpulas de las 4 organizaciones políticas que en sus prácticas terminan siendo excluyentes y controladoras de todas las instancias de ejercicio unitario tal como el Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL) sin capacidad de permitir contraloría y fiscalización de las acciones de este grupo, incluso en el manejo de los recursos que hoy maneja el gobierno interino, permite que la corrupción se permee, alimentando los grandes deseos de la dictadura de causar daño a una supuesta conducción política que debería enrumbarnos a la salida de la dictadura y el establecimiento de una transición a la verdadera democracia.

El FAVL nace como una instancia necesaria, a la que apostamos desde un principio, pero su manejo organizacional y político hoy dista en absoluto de su causa y génesis, cosa distinta a la que sucede desde la bases de las organizaciones políticas, militantes y gente que todos los días lucha y batalla por un mejor país en consonancia con la unión que amerita esta acción, a ellos nuestro reconocimiento, al igual que todos los factores de la sociedad civil que sabemos que en su mayoría comparten esta postura.

Los permanentes llamados de rectificación, y los esfuerzos por generar planteamientos serios para cambiar el rumbo, no solo han sido desconocidos, sino que han sido motivo de exclusión política, demostrando así su poca o nula voluntad de escuchar a la diversidad de los sectores que componen la oposición venezolana y en general al pueblo que clama por una conducción política amplia, diversa, seria y contundente, con método democrático para vencer a la tiranía.

En el marco de esto, en los últimos días, las delicadas denuncias de el exembajador Calderón Berti, sobre el manejo del G4 sobre la directiva de Monómeros de Venezuela, y las escandalosas denuncias de corrupción de diputados que forman parte de estas organizaciones, que generaron una tímida reacción de las mismas, sin dejar claro si estas organizaciones desconocían lo que sucedían antes de hacerse pública tal situación, pone en entre dicho la postura ética de estos partidos, que a su vez controlan al FAVL.

Por lo antes expuesto, La Dirección Nacional del MDI, en reunión del día de ayer tomó la decisión de separarnos del FAVL por considerar que ha perdido su razón de ser, hemos venido haciendo observaciones y críticas constructivas acerca de su visión y funcionamiento y no han sido atendidas. El FAVL, se ha convertido en un instrumento del G4 que a su vez tiene muchas contradicciones entre sí, con conflictos graves y cada uno de esos partidos con planes propios por encima de los intereses nacionales.

El FAVL ha desviado su rumbo, allí no se toman decisiones políticas, su funcionamiento no es democrático y está hegemonizado por el G4, situación que no compartimos y rechazamos.

Los escándalos de corrupción que se han hecho públicos en los últimos días, donde están involucrados altos dirigentes de esos partidos, es otra señal de alarma que nos hicieron tomar la decisión de retirarnos del FAVL, que para nosotros, ya no es frente, ni mucho menos amplio.

Mantenemos nuestra firme oposición al gobierno usurpador y proponemos la creación de una unión verdadera, de los venezolanos más allá de las cúpulas partidistas, una unión que recoja el sentimiento de más del 85% de los venezolanos, una unidad transparente y profundamente democrática, que reconozca y valore la diversidad y que tenga autoridad moral para conseguir la confianza de los venezolanos, y en eso seguiremos trabajando incansablemente.

Seguimos apoyando a Juan Guiadó como presidente de la AN y presidente interino, pero seguimos insistiendo en que no hay cheque en blanco, y que cualquier desvío será señalado por nosotros con la contundencia del caso cuando sea necesario, así como también le pedimos que se desprenda de ataduras que hoy tienden a hundirlo en situaciones apremiantes.

Desde el MID, hacemos un esfuerzo para desbanalizar la política, para desarrollar un nuevo modo de hacer política, donde la moral, la ética y la transparencia sea nuestra conducta permanente, una unidad al lado del pueblo, de la gente que permita desarrollar una poderosa fuerza nacional que logre recuperar la democracia.

DIRECCIÓN NACIONAL
Movimiento Democracia e Inclusión

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento