MDI Venezuela | ESCENARIO PROBABLE AN 2020. CONSECUENCIAS DE NO ELEGIR A GUAIDÓ. Por Juan Francisco García
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16684
post-template-default,single,single-post,postid-16684,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

ESCENARIO PROBABLE AN 2020. CONSECUENCIAS DE NO ELEGIR A GUAIDÓ. Por Juan Francisco García

Nuevamente Enero, y con él la obligación de replantearnos las estrategias para lograr un cambio político en el país. Sin embargo toda estrategia se verá afectada por lo que ocurra en la designación del presidente de la AN, para el periodo de sesiones 2020.

El régimen ha intentado todo para hacerse de la mayoría de parlamentarios en la AN, para esto ha intentado comprar diputados, con la denominada operación maletín, donde supuestamente han ofrecido la cuantiosa suma de un millón de dólares por la voluntad de votar por una opción distinta a Juan Guiadó, a los que se han negado aceptar este acuerdo, han tenido que exiliarse, correr por su vida y la de su familia, otros han sido encarcelados, con cargos inexplicables, muchos incluso, ni saben el argumento de sus detenciones, porque el motivo sabemos bien que es la persecución política, persecución de un régimen que ha llegado al sadismo de detener a niños, práctica fascista solo ordenada por quienes no tienen alma, por seres desequilibrados que se juegan todo por el poder.

La Asamblea Nacional, en vista de la persecución al parlamento, tuvo la necesidad de hacer una modificación, al Reglamento de Interior y Debates, modificación en cuanto al método de elección del presidente de la AN, incorporando el voto electrónico de los diputados en el exilio, lo que además significa un método novedoso, de acuerdo a los avances de la ciencia y la tecnología, que no tendría la mayor repercusión en un Estado democrático, pero en Venezuela nos enfrentamos a un régimen dictatorial, autoritario, anti-democrático, que no mide las consecuencias de sus actos, y se sujeta al poder, para esto usa las instituciones del Estado, teniendo en la primera línea de fuego, al MP, en la representación del Fiscal General en usurpación, y la del Tribunal Supremo de Justicia, siendo este ultimo quizás el de mayor profundidad en este esquema de manipular  la justicia, y de crear un andamiaje legal a favor del régimen de Maduro y Diodado.

 De acuerdo a los acontecimientos del pasado reciente en cuanto al comportamiento, de estas instituciones y del régimen propiamente tenemos la previsibilidad de los hechos del próximo 5 de enero, en el recinto de sesiones del Palacio Federal Legislativo, de ser electo Juan Guaidó, como presidente de la Asamblea Nacional, con mayoría sostenida por el voto electrónico de los diputados en el exilio, frente a la opción de un Diputado del Partido Primero Justicia, con el apoyo de los parlamentarios del PSUV, de inmediato tendremos el pronunciamiento de la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia, que no es otra cosa que el FAES de las leyes, decretando la nulidad del acto de designación de Juan Guaido como presidente de la AN, por ser electo bajo el método electrónico que ya el TSJ, invalido en el mes de diciembre y reconociendo al adversario como el nuevo presidente de la AN, el cual mostrara un comportamiento proporcional a lo que se pago por él. 

Sabe el régimen que esto es un show más, que solo surte incertidumbre de control a lo interno, tratando de demostrarle a la población más débil, que tiene el control,  y que actúan como brabucones de barrio. El mensaje real a la clase política internacional, es de mas persecución, al parlamento, a Guaidó, de destrozo a la democracia y la institucionalidad en Venezuela, que otra imagen se puede tener de un país que  avizora tener dos presidentes de la Asamblea Nacional, un presidente de una Asamblea Nacional Constituyente, uno de los adefesios más perversos que se ha creado para sostener la dictadura,  dos presidentes de la República, uno interino y otro usurpando el poder, ni los aliados estratégicos, los que se están chupando el oro venezolano pueden estar seguros, bajo esta concepción de desarrollo político, donde no hay claridad, ni intención alguna de darle resolución al conflicto político por la vía del entendimiento y de métodos democráticos.

 El régimen una vez devuelto a Guaidó en la AN, el paralelismo institucional del 2019, con la presidencia interina de la República, ahora con la presidencia paralela de la AN, hace cuenta que se apunta una victoria, cuando en realidad desata una arremetida de todas las instituciones democráticas del mundo, que no están dispuestos, a darle continuidad al horror del informe de Michelle Bachellet, que no están dispuestos a recibir a los tres millones de venezolanos que se espera salga huyendo de Venezuela tan solo en el inicio del año.

 La posición de los norteamericanos sin dudas se hará notar de inmediato, su apoyo es público, constante, y decidido, la ola de sanciones directas a personeros del régimen, en conjunto con medidas económicas de envergadura, serán muy difíciles de sortear para un régimen cada día con menos recursos de maniobra, menos aliados internacionales, para burlar las sanciones, y menos apoyo a lo interno.

 La Unión Europea, por su lado a pesar de sus actitudes a veces displicentes, tendrá que ajustar el cinturón, e ir a la par en las sanciones, sino quiere ser etiquetados como colaboradores de la dictadura venezolana.

Juan Guaidó en su laberinto, debe encontrarse a sí mismo, los venezolanos y el mundo aspiran de él,  un líder,  con fortalezas en su carácter, desprovisto totalmente del tutelaje de los partidos y de los ambiciosos de los mismos que solo codician el poder, de los que critican la corrupción pero la profundizan a la menor oportunidad. Maduro, Ni Diosdado, tienen el valor de encarcelarlo, ellos tiene su cuenta clara y saben que ese paso no lo pueden dar, Guaidó por su parte es el único que tiene la posibilidad de determinar su fuerza, su liderazgo y así producir un cambio real en el país, sino lo logra, el país, el pueblo, buscará otras opciones, y las encontrará para producir el anhelado cambio político, económico y social que reclamamos los venezolanos, ningún líder partidista puede pretender que tiene un cheque en blanco de manos del soberano.  

Por:

Juan Francisco García EscalonaCoordinador del MDI en el estado Apure

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento