MDI Venezuela | Foro “AN ¿Dos juntas directivas? ¿y ahora qué?|Evans: «Debemos fijar la mirada en el corruptor»
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16757
post-template-default,single,single-post,postid-16757,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Foro “AN ¿Dos juntas directivas? ¿y ahora qué?|Evans: «Debemos fijar la mirada en el corruptor»

Prensa MDI.-Este viernes, se llevó a cabo el foro “Asamblea Nacional ¿Dos juntas directivas? Y ¿Ahora qué?” en el Salón Monseñor Romero de la parroquia universitaria de la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde asistió como ponente el politólogo y dirigente del Movimiento Democracia e Inclusión (MDI), Nicmer Evans y aclaró que no existen dos Asambleas Nacionales.

Evans, explicó que la respuesta para quienes se preguntan si existen dos poderes legislativos, es tajante, debido a que “no hay dos Asambleas Nacionales, hay una sola legal y legítima”, y por otro lado, “hay un ejercicio de división y paralelismo inyectado, generado como consecuencia del corruptor, que tiene nombre y apellido”, es decir “aquellos que reunieron a los diputados para crear un partido distinto y para crear una oposición a la medida de los intereses de Maduro”.

Reveló en durante el mes de diciembre, el régimen sostuvo una reunión con 14 diputados, encabezada por Franklin Duarte y también participó la parlamentaria Arkiely Perfecto, junto a Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Tareck El Aissami y Cilia Flores. “Ellos han sido los artífices de la compra sistemática de cada uno de los diputados”, agregó.

“Para que haya alguien que se haya corrompido, ahí debe haber un corruptor y hoy debemos fijar la mirada en el corruptor (…) Aquellos que han decidido usar los recursos del Estado para poder quebrar conciencia son corruptores”.

En este sentido, el politólogo indicó que en este foro realizado por Crónica 1, “queremos primero ubicar una discusión ética sobre el tema, también sobre la violencia y la utilización de la fuerza ilegitima del poder en relación con la fuerza armada para impedir el acceso a la AN”.

“No debemos olvidar que en la AN, no se instaló la Junta Directiva porque hubo una acción de fuerza impidiendo la entrada de los diputados y además, erigiéndose en ser quienes pueden decidir quién es diputado y quién es no (…) Cosa que solamente tiene como derecho la misma Junta Directiva y la misma sesión de la AN”, señaló.

Evans, acotó que, en primer lugar, hay “ubicar esto en una discusión ética, no solamente una cuestión normativa ni cuantitativa, es que hubo unas acciones de violencia que impidieron que se instalara de manera correcta la AN y eso es evidencia de la incapacidad que tuvieron de comprar 30 diputados, que era lo que necesitaban para poder tener el quórum y los votos necesarios para no nombrar a Juan Guaidó como presidente de la AN”.

“Lo segundo, en la sesión no válida que se hizo en el hemiciclo no hubo quórum, porque si lo hubiese habido la lista hubiese aparecido”, recalcó.

En referencia a la sesión llevada a cabo desde la sede de El Nacional, en la tarde del 5 de enero, “se levantó cada diputado a decir nombre, apellido y por quién votaban. En la mañana hubo un acto de fuerza donde 3 o 4 personas se pararon a autoproclamarse como Junta Directiva, sin haberse planeado ni siquiera el hecho de la votación a mano alzada”.

“No es un problema numérico… el problema fundamental es un elemento ético, de violencia y de fuerza que genera el corruptor, porque se vio incapacitado de poder comprar la conciencia de 30 diputados y al no lograrlo, tuvo que imponerse por la fuerza”, destacó Evans.

Con información de PuntoDeCorte

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento