MDI Venezuela | Nicmer Evans| ¿Elecciones como sea?
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16988
post-template-default,single,single-post,postid-16988,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Nicmer Evans| ¿Elecciones como sea?


La dictadura ha vuelto a poner la agenda política porque la desesperación por salir de ella y los errores que se han cometido en el camino así lo impulsan. En el 2018 una mayoría opositora realizó la lectura adecuada después de unas elecciones regionales que se perdieron por abstención. Para el 20 de mayo la gente no se movería a votar porque el sistema y proceso electoral no era creíble, otro sector comprobadamente minoritario participó, para terminar sirviendo de excusa legitimadora de lo que ellos mismos cantaron como fraude la noche del 20 de mayo, sin pena ni gloria.

La dictadura logra permanente fracturar a la oposición, porque es un corruptor que corrompe, y tiene su objetivo muy claro: la preservación del poder como sea. Seguir en ese debate de quién tuvo o no la razón el 20 de mayo es seguirle el juego a la dictadura, pero la cruda realidad es que la gente no fue a votar, y la decisión colectiva no respondió a una conducción política asertiva, ninguno era creíble, punto.

Hay otra realidad casi dos años despues, esa es otra circunstancia indeclinable.  Si en el 2018 las condiciones electorales eran absolutamente fraudulentas, desde la convocatoria abrupta y fuera de los tiempos técnicos necesarios para una verdadera participación democrática, hoy la profundización de la exclusión electoral, intervención de los partidos políticos, proscripción individual y colectiva de la participación política, y el terrorismo de Estado hacen en este momento inviable cualquier acto electoral.

Sin embargo, existe variantes en las posturas opositoras sobre si participar o no en unas elecciones parlamentarias, que aunque corresponden constitucionalmente este año, sobre ellas recae el precedente del 2018 y la agudización del conflicto, más la presión internacional del reconocimiento de Juan Guaidó por casi 60 países del mundo, además del reconocimiento muy disminuido de Maduro como legítimo gobernante de Venezuela.

Desde: “debemos ir como sea” porque la mayoría se impondrá, hasta: “no a las elecciones hasta que salga el usurpador”, las variantes se multiplican y agudizan. Algunos acusados de “colaboracionistas” con Maduro, otros acusados de “cachorros del imperio” las descalificaciones van y viene, mientras Maduro y Diosdado de frotan las manos preparando más maletines que doblan la moral de algunos que dan por perdido cualquier esfuerzo menos el de lucrarse de la desgracia ajena. 

En este escenario, cualquier elección que se haga, no sería necesario que la dictadura hiciera trampa para ganar. Si cruzamos las encuestas de Poder y Estrategia con la More Consulting más recientes, en la pregunta sobre la participación en unas próximas elecciones, en la primera, si se cambia el CNE y hay observadores internacionales el 71% de la población participaría, por lo que estoy seguro que si hubiese más condiciones aprobadas la participación incrementaría, pero cuando se pregunta lo mismo sin cambiar las condiciones y con Maduro en el poder, solo participaría el 40%.

Maduro, a pesar del desastre que ha ocasionado, aún mantiene un apoyo del 10% de la población, dele usted la explicación que desee, pero ellos han demostrado en momentos electorales poder duplicar y un poco más su capacidad de voto, con maquinaria, puntos rojos, bonos, tarjeta de la patria, amenazas y votos en centros electorales sin testigos. Esto nos indica que ellos pueden lograr con todo su despliegue, obtener 25% de los votos. 

Si la oposición se mantiene desunida, y participa una parte en unas elecciones, su destino es muy sencillo, no sacará mas del 15% y cuando mucho 20% de los votos, y terminará legitimando a una dictadura impopular y kakistocrática.

Son dos los factores que podrían permitir una victoria electoral de la oposición: unión y condiciones electorales reales que hagan factible que la gente sienta confianza para participar. Si se da una pero no la otra condición en simultáneo, no se ganaría elección alguna y se legitimaría la dictadura.

Para lograr que esas dos condiciones se den en simultáneo, primero debe orquestarse y mantener una fuerte presión social y política para lograr las condiciones, acompañado de un proceso de negociación donde se demande lo máximo, dispuesto a ceder muy poco para lograr que una negociación sea creible ante una opinión pública que desprecia el término, porque los procesos anteriores se han manejado de manera muy inadecuada.  

Es por ello que el planteamiento de exigir en la calle “Elecciones Simultáneas PP” (elecciones simultáneas presidenciales y parlamentarias) y exigir:

·Prohibición en el uso de dinero público o recursos del Estado para campañas electorales.

·Eliminación de cualquier punto rojo en las adyacencias de los centros de votación.

·Acceso comunicacional para la difusión de propuestas de forma proporcional y equilibrada.

·Acceso para el acompañamiento en todas las etapas del cronograma electoral a las Misiones de Observación Electoral.

·Funcionarios electorales confiables e imparciales.

·Cronograma  y condiciones electorales claras, justas y transparentes.

·Inclusión de las organizaciones con fines políticos que deseen participar, sin restricciones y respetando las normas electorales.

·Eliminación de cualquier sanción política que imposibilite la participación de las organizaciones con fines políticos en los procesos electorales.

·Actualización, depuración e inscripción de los ciudadanos en el registro electoral.

·Garantizar procedimientos más expeditos para preservar el derecho al sufragio de los venezolanos en el extranjero.

·Redefinición de las funciones del  Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para el resguardo y preservación de la voluntad popular.

·Resultados inmediatos y auditables.

·Actualización de las estimaciones de las bases poblacionales del INE para el diseño de las circunscripciones electorales y luego ser aprobadas por la Asamblea Nacional.

·Restablecimiento de la representación proporcional de las minorías.

·Aprobación inmediata de la solicitud de denominación provisional para la conformación de nuevos partidos políticos.

·Libertad a todos los presos políticos.

·Designación de 5 nuevos rectores principales con sus suplentes para el período 2020-2025.

·Desmantelamiento de la red de funcionarios pertenecientes al Frente Francisco de Miranda, PSUV y otros grupos en los organismos subalternos electorales.

·Cumplimiento del reglamento especial LOPRE y de las etapas y fases del cronograma electoral.

·Intervención de los organismos de seguridad SEBIN, DGCIM, FAES, PNB por la CIDH y la comisión de los DDHH de la ONU.

·Neutralización y desarme de los grupos paramilitares y guerrilleros que incursionan en los estados fronterizos.

·Restitución de las funciones legislativas de la Asamblea Nacional y plena autonomía del Comité de Postulaciones para la designación de los rectores del CNE y magistrados del Tribunal Supremo de Justicia.

Propuestas formuladas por el Movimiento Democracia e Inclusión (MDI) desde el 8 de enero, no son solicitudes descabelladas, sino pertinentes para lograr avanzar a un destrabe del juego que favorezca a todos los venezolanos que hoy pierden la fe y la esperanza, la conducción política de ser clara y transparente. 

La resolución del conflicto venezolano va a ser electoral, pero no como sea ni cuando ellos (la dictadura) determinen, porque sería entregarles lo último que nos queda: el alma. Juntos, unidos, con una sola tarjeta electoral, y con condiciones básicas, en la calle, convirtiendo una elección en la mayor protesta y rebelión de la historia mundial, lograremos dar inicio a una nueva democracia. 

(*) Politólogo, MSc en Psicología Social, Director General de Punto de Corte, Director Político del Movimiento Democracia e Inclusión y miembro de la junta de conducción de la Plataforma Nacional de Conflicto. 

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento