MDI Venezuela | Nicmer Evans|Es inevitable seguir con la protesta ¿Cómo?
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
17162
post-template-default,single,single-post,postid-17162,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Nicmer Evans|Es inevitable seguir con la protesta ¿Cómo?

Caracas, 09 de abril de 2020.
Por: Nicmer N. Evans*
@NicmerEvans

La calle habla por sí sola y da respuesta a esta interrogante. Desde la protesta por elecciones libres realizada el mismo 13 de marzo, inicio de la cuarentena social, hasta las protestas por exigir servicios públicos, en especial por el acceso al agua, el avance de las protestas por electricidad, gas, y en especial por el acceso a la gasolina y el gasoil en medio de la cuarentena no han parado, y así lo hemos registrado tanto en puntodecore.com como en #PDCTV.

Solo como muestra, estas son algunas de las protestas que hemos reseñado en nuestro portal desde el mismo 13 de marzo:

Esta es una demostración concreta de que se puede y se debe protestar en cuarentena, cuando en medio de una pandemia que azota al mundo no se cumplen las mínimas garantías para cubrir esta exigencia.

No tener agua para la higiene, alimento para la sobrevivencia y combustible para el desplazamiento en casos de emergencia como la de nuestros enfermos renales que padecen todos los días la penuria de no saber si podrán cumplir su tratamiento, porque no pueden llegar al centro de atención o porque los enfermeros o médicos no tienen gasolina ni transporte público para desplazarse y llegar a atenderlos, es parte de la totalidad de la desgracia cotidiana que vivimos en Venezuela.

Hoy el venezolano se debate entre morir por el covid19 o morir por inanición, deshidratación o por la delincuencia, y los disidentes pugnamos entre el silencio que genera sumisión, entrega y muerte del alma, o la protesta, que nos puede exponer a los dos virus, al del totalitarismo y al del covid19. 

En Venezuela se sigue protestando en medio de la cuarentena, porque la cuarentena es irrealizable para amplios sectores del país que necesitas producir diariamente el sustento para poder comer ellos y sus familias. No hay bono, ni carnet, ni caja que satisfaga las necesidades de los venezolanos hoy, en medio de una de las más terribles crisis humanitarias del planeta a la que se suma la pandemia. 

Es por ello que las protestas hoy no deben parar, lo que se debe es diversificar los medios, intensificar los mensajes y ser mucho más asertivo en las acciones. Es imposible hoy no convocar una protesta que no se sensibilice con la realidad de los que estamos viviendo, eso sí, tomando las medidas necesarias para no propagar el coronavirus.

No tener Agua, gasolina, salario y capacidad para acceder a los alimentos, son razones que desnudan al totalitarismo en sus prácticas terroristas, que también se pone en evidencia cuando actua en medio de la cuarentena contra los medios de comunicación y los políticos disidentes, la entrega del territorio a ejércitos de ocupación como la Farc y el Eln.

Sin embargo, la increíble protesta de ciudadanos de la parroquia de Caracas El 23 de Enero, contra el paramilitarismo terrorista y narco de los colectivos armados, y las luchas diarias por el acceso a los servicios públicos, son motivos suficientes y claros para además darle sentido político a la protesta, y levantar la bandera de un Gobierno de Emergencia Nacional (GEN) como salida a la crisis, y a su vez el GEN es el alimento que necesitan los ciudadanos para replantear los métodos de lucha, con mascarilla puesta, con guantes ajustados, con distancia social de un metro mínimo entre cada uno de nosotros, pero en protesta por nuestro derecho a producir, por nuestro derecho a comer, por nuestro derecho a tener agua, gas, electricidad, telefonía e internet, por el derecho a la dignidad. 

Desde la calle, o desde tu casa, con una imagen o flayer en las redes sociales, un nuevo grafiti en la pared de la esquina, un mensaje de texto, una cadena de whatsapp, un mensaje de voz para el aliento, una llamada a la fe de que estamos cerca de la salir de esta desgracia junto al apoyo internacional, hasta la protesta organizada y tranca de vías por la falta de gasoil para los camiones que transportan los vegetales y frutas que comemos, la protesta en las bombas de gasolina por la privatización de facto y venta en dólares del combustible y el maltrato y la matraca de la GNB o la protesta por el agua de manera permanente, y sin miedo, así como hicieron correr a uniformados en Ruiz Pineda en Caracas hace dos días, lograremos nuevamente acumular fuerzas para avanzar, y decirle permanentemente a estos sátrapas, que no nos hemos dormido, que seguimos de pie, esperando el momento oportuno para salir de ellos, y que ese momento no depende del Covid19, que se bajen de esa nube, porque dependerá de la fuerza acumulada producto de todos sus errores. 

1 Comentario
  • bdcuyoxwha
    Publicado a las 09:01h, 05 mayo

    aquswtbdkymukwslnqnbsjbtzuzxpb