MDI Venezuela | (Opinión) Claudio Fermín, con su pureza política y por el camino excluyente que va pondrá más chiquita a la mesita. Por Ignacio Laya
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
17251
post-template-default,single,single-post,postid-17251,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) Claudio Fermín, con su pureza política y por el camino excluyente que va pondrá más chiquita a la mesita. Por Ignacio Laya

La dirigencia opositora venezolana calificó como incoherente y absurdas las expresiones de Claudio Fermín en el Programa Vladimir a La 1 quienes consideran que no vale la pena tomar en cuenta tanto surrealismo que deja muy mal parada a los partidos que conforman la llamada Mesita que debe llamarle la atención para que no aumenten las suspicacias de ser un extraño apéndice del gobierno de Nicolas Maduro.

En cambio a mi me llamó la atención algunos episodios de esa entrevista que deseo compartir con mis contactos sobre esas cosas extrañas que ocurren en el país. La primera sorpresa fue un rechazo lanzado al aire sobre una petición, imaginaría por supuesto, que nadie le ha pedido ni se le pedira, de incorporar al G4 en el frente amplio opositor, denominado GTODOS, porque él considera, dentro de su pureza política, que ese grupo y el Presidente Juan Guaidó “mantienen una conducta golpista y antivezolanista”.

Es la primera vez en los 8 meses de esa instancia política que mantiene un accidentado diálogo con el gobierno de Nicolás Maduro, que uno de sus miembros le impone condiciones unilaterales a La Mesita, al agregar que sólo lo aceptaría “si rectifican”, una especie de perdón ante el “Papa Negro” de la política venezolana. l Sería una vergüenza que ante tantas traiciones y lealtades tengamos que dilucidar una realidad irrebatible a través de personas debidamente acreditadas por Dios y por el Diablo para que el mundo sepa hacia que parte se inclina el fiel de la balanza en un país donde el Lucifer está gozando un puyero.

Esa entrevista dejó una estela de frustración en algunos miembros destacados de la propia Mesita por los reiterados cuestionamientos a Juan Guaidó y al G4 por los errores cometidos durante la Ayuda Humanitaria de Cúcuta, la insurgencia del 30 de Abril y la sorpresiva Invasión de Macuto. Lo cierto es que esa increíble invasión al parecer dominada y festejada por los negros tamboreros de La Guaira y Chuao, y otros tantos protagonistas, ha inducido a la inmensa mayoría de los venezolanos a pensar que fue un simulacro de “Golpe Marítimo” con infiltraciones y pago de cifras millonarias pero en contra del Presidente Juan Guaidó.

Algo tuvo que haber influido en ese deplorable desempeño de Claudio Fermín ante el periodista Vladimir Villegas porque se le notó tembloroso ante la crítica de que La Mesita tiene muy pocos resultados favorables que ofrecer a la opinión pública y cuando dudó, por sus extensas críticas al sobreviviente de La Tragedia de Vargas, a la pregunta si consideraba que sí Guaido debería estar preso tal como lo sugirió el abogado copeyano Joel Orta.

Mesa de Diàlogo
Mesa de Diàlogo

Claudio se reacomodo en el sillón, se frotó las manos, giró la cabeza a la derecha y a la izquierda buscando equilibrio ante esa pregunta comprometedora y sólo pudo decir: “Orta es un hombre Valiente en su análisis sólo que no hablaba en nombre de La Mesita sino a título personal, nuestra relación en Soluciones no fue buena, ojalá tenga suerte en su partido COPEI” Hace unos cuantos años Aristóbulo Istúriz, ante una de las tantas impertinencias y autoritarismo de Hugo Chávez Frías, le dijo en público que se había fumado una Lumpia.

Ese no es caso de Claudio Fermín pero sospecho que alguna cosa debería estar privando si su deseo, legítimo, es ser candidato presidencial con el apoyo soterrado del chavismo y si próspera esa “Cayapa Política” contra Juan Guaidó.

El líder opositor Varguense prefiere mantener una línea discursiva serena, respetuosa, oportuna y con el valor de su humildad pide disculpa cuando lo cree necesario.

Es verdad que el chavismo busca un candidato y le conviene que sea del sector que simule ser opositor pero debe cuidar las formas, evitar las carantoñas para no levantar sospechas, mostrar talante de estadista, y brillar con luz propia y no por las sombras de sus adversarios. Vladimir le puso varios temas en el terreno de la Sociología, su profesión por años, al solicitar sus comentarios sobre la pandemia, la liberación de los presos políticos, la masacre de la cárcel de Portuguesa, la violencia en el barrio José Félix Ribas de Petare, la operación Tum Tum ordenada por Diosdado Cabello contra la Academia de Ciencias y Claudio no tocó el fondo de esos dramas sociales y milagrosamente encontró motivos para defender al gobierno: méritos para Maduro, Cabello, Willian Tareck, Iris Varela y plomo a los Pranes que aparecieron en Petare como por Obra y Gracia del espíritu Santo.

En esa entrevista hubo de todo, hasta el Claudio sociólogo mutó a periodista al sugerirle a Vladimir Villegas el siguiente error : “si yo fuera periodista yo no le diría a mis entrevistados: “Por allí se dice, por allí se comenta, “algunas personas dijeron” más bien afirmó que iría al grano, asumiría de frente su papel”, es decir, estaría dispuesto a cometer una falta grave si actúa sin certeza porque el periodista no es un juez, y siendo verdad lo que se sospecha, la ética periodística exige el debido respeto que se merece toda persona entrevistada así sea un delincuente. La entrevista es un género periodístico muy delicado, brinda aprendizaje, exige dinamismo, agilidad, precisión, sencillez, humildad y sobre todo la defensa de principios con argumentaciones inequívocas, no como ese atrevimiento de calificar como antivenezolanista al Presidente (e) de la República y de la Asamblea Nacional porque no se necesita demostrar quienes son los apatridas que han arruinado totalmente al país y apenas han dejado vivo un poquito de aliento moral para levantarlo de nuevo.

Los patrioteros también se arruinan, tienen mala fama cuando apelan a la supuesta pureza política que ni siquiera Simón Bolívar pudo exhibir en algunos episodios y en el ejercicio de sus funciones públicas. Uno se pregunta si es correcto que un demócrata como Claudio Fermín bendiga a un tal Luis Parrita de la Asamblea Nacional Chimba que nadie reconoce y a la Asamblea Nacional Constituyente que ha dicho que este gobierno no sale ni con votos ni con balas? La última promesa del primer alcalde que tuvo Caracas en esa entrevista es que ahora La Mesita debe dialogar con el gobierno sobre el tema de los servicios públicos como luz, agua, salud, desechos sólidos, elecciones parlamentarias, representación de las minorías y de los pueblos indígenas. Proponer tocar esos temas ahora es una herejía, una muestra de una instancia ociosa que pone a la mesita más chiquita.

A Claudio se le olvidó que todo este desastre se puso al rojo vivo cuando el régimen anuló a los diputados indígenas del estado Amazonas que desde hace 5 años no han podido ejercer en el Parlamento Nacional la defensa de sus tierras arrasadas por la minería criminal y los de Bolívar defienden con la vida El Arco Minero y los merideños se preparan porque ahora van por las fértiles tierras agrícolas andinas para extraer Plata y Coltán en un ecocidio monstruoso que eleva al Homo sapiens que nació en África al Homo destructor que aparece en Venezuela para que el dolor lo sufra todo el planeta.

Ojalá estos reclamos no los ofendan porque Claudio Fermín y la mayoría de los que están en La Mesita son hombres de mi entera consideración y estima: Segundo Meléndez, Felipe Mújica, Henry Falcón, Luís Romero, Timoteo Zambrano a quienes pido que analicen está crónica envuelta en una preocupación por un hombre tan importante como Claudio Fermín y como todos ustedes. Venezuela espera de esa mesita que estén en la acera de enfrente, dando la batalla por la inclusión que tanta falta le hace al difícil proceso de la Gobernabilidad de un país con severos quebrantos de identidad.

Esa dignidad fragmentada se debe atar con las fibras del corazón para sentir que de nuevo tocamos el país que se nos había extraviado y jurar que nunca más se nos va a escapar de las manos.

La diferencia es la calidad de la minoría que representamos, se trata de poner los ojos para seleccionar todos aquellos obstáculos que nos impiden encontrar el camino de la reconciliación y la prosperidad colectiva que no va a ser una tarea fácil pero tampoco imposible.

Ojalá que todas las heridas abiertas se puedan sanar para que sean más llevadera las secuelas irreversibles del hambre, la represión, el miedo, la tiranía, la soledad, el desprecio, la inmoralidad, el chantaje y la tristeza.

Ese dolor que enferma el alma de una nación es tan grande que todos deseamos huir de esta peste y no podemos. Este tipo de tragedia humana colectiva no tiene antídoto como en las farmacias y las boticas de los pueblos. Estoy tan afectado que con frecuencia sueño que desde el cielo observo manadas de elefantes, hipopotamos, rinocerontes y jirafas corriendo para dar alcance a los cazadores furtivos que ponen en peligro su propia existencia. Al final siempre esos enormes mamíferos se transforman en figuras humanas que van con la misma furia derribando a los injustos y cuando siento que ha llegado la hora me despierto para morir de nuevo. Los grandes hombres de la historia se han equivocado, han caído y se han levantado de nuevo y al Presidente Juán Guaido le pasa lo mismo.

Le admiro su inteligente decisión de no responder a ese torrente de informaciónes tendenciosas que circulan por las redes sociales, más bien emplea su tiempo diseñando las líneas maestras del Gobierno de Emergencia Nacional que reclama Venezuela, incorporando aportes de las academias, gremios profesionales, diversidad política y religiosa, comunidades vecinales organizadas y movimientos políticos emergentes para que El Plan País cobije a todos los venezolanos.

Así como pido todo el apoyo a la valentía y al coraje de mi paisano Varguense Juan Guaidó que no descansa por reconquistar la democracia, les pido que le brinden a Claudio el apoyo que pudiera estar necesitando para que la mesita sea del tamaño de la experiencia de todos sus integrantes y podamos caminar juntos el sendero que conduce a la transcendencia humana.

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento