(Opinión) Dios debe ponerle la cara seria a Bertucci. Por Ignacio Laya

Qué esperanza por el cambio es esa, cuando ese pastor que la ofrece, Javier Bertucci, casi voló para brindarle su apoyo «irrestricto» a Luis Parra apenas 15 minutos de que se proclamará como Presidente de la Asamblea Nacional.

Ahora viene con su cara bien limpia a desmarcarse del diputado yaracuyano que dejó mal parada a María Lionza porque alguien colocó en la montaña de Sorte la pestilente acta que le han colocado para que le ayude a salvarlo de esa marramucia que mancha su pureza popular.

Bertucci al jugar adelantado terminó de darle el tiro de gracia a la llamada «Mesita» que el mismo régimen la puso en entredicho al no liberar los presos políticos que exigían y otras peticiones de facilitar el nombramiento de un CNE y los diputados chavistas lo que hicieron fue burlarse descaradamente incorporándose a la Asamblea para montar ese asalto parlamentario que recorre al mundo y que Claudio Fermín de manera sorprendente apoya diciendo que si hubo quórum y que el acta es otra cosa.

El pastor Bertcci lo corrige diciendo que debe haber una nueva elección de la directiva de la AN y que sólo apoya unas parlamentarias y esperar que Maduro llegue a la mitad del período para aplicarle un referéndum revocatorio y castigarlo porque su gobierno es malo y jamás votaría por él.

Lo más grave es que esa esperanza por el cambio que nos ofrece Javier Bertucci es a punto de los llamados «Sopazos» y que pronto saldrá de gira por Estados Unidos y Europa a buscar limosna para seguir con su plan para los muertos de hambre y medicinas para los más necesitados.

Dios debería ponerle la cara sería a ese pastor que va por mal camino para que esté en mejores condiciones de llevar lecciones de moral a sus «Rebaños».

Ignacio Laya – Coordinador regional del Movimiento Democracia e Inclusión en el estado Vargas

Scroll hacia arriba