MDI Venezuela | (Opinión) El Salario «El palo por ese culo» que nos prometió el chavismo. Por Ignacio Laya
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república.
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16740
post-template-default,single,single-post,postid-16740,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) El Salario «El palo por ese culo» que nos prometió el chavismo. Por Ignacio Laya

El peor enemigo de Nicolás Maduro es, o son, quienes le metieron en la cabeza la marca publicitaria «El Presidente Obrero» cuando más bien ha sido el mandatario que ha llevado a la masa trabajadora al nivel más bajo de toda su historia tanto en cantidad como en calidad de vida pues quienes sobreviven lo hacen con un miserable sustento.

Venezuela es el único país del mundo donde el trabajador cae en la cuenta de su proximidad a la pobreza crítica cada vez que «El hijo de Chávez, Bolívar y Guaicaipuro» anuncia los aumentos de sueldos que es una especie de condena a muerte porque esa limosna no alcanza para adquirir ni tres kilogramos de proteína para que su familia se alimente en un mes, una burla al mandato que le ordena el artículo 91 de la Constitución Nacional para que ese salario mínimo coincida con la Canasta Básica que según el Cenda para adquirirla se requiere 23 salarios mínimos.

El régimen arruinó el aparato productivo, la ineficiencia y la corrupción aumentó la brecha entre los poderosos, ese puñado del procerato chavista y los débiles que es la inmensa mayoría para que padezcamos está calamidad pública que preocupa al mundo entero.

El Socialismo del Siglo XXI destruyó Petróleos de Venezuela (PDVSA), las empresas básicas de Guayana , Corpoelect, CANTV, sin tomar en cuenta las advertencias de los expertos nacionales y extranjeros sobre esas medidas económicas equivocadas, las expropiaciones, y los despidod masivos de profesionales que llevarían al país a la quiebra y hoy exhibimos la inflación más elevada del planeta que deteriora el poder adquisitivo del Bs fuerte y ahora el Bs Soberano que nunca fue ni una cosa ni otra.

Indignados de esos sueldos de hambre millares de profesionales huyeron buscando las oportunidades que le fueron esquivas en su país mientras Nicolás Maduro los estigmatiza llamándole LIMPIA POCETAS, sin valorar el progreso de muchos países que se nutren de la capacidad de millares de ingenieros,arquitectos,educadores,médicos, científicos y técnicos venezolanos despedidos o desplazados por gente incapaz, entre ellos militares de alto rango y capacidad castrense, pero semianalbabetos en muchas áreas como el petróleo por solo nombrar la más evidente y preocupante.

Donde el Socialismo del Siglo XXI se dió un banquete fue en el área agrícola expropiando haciendas, hatos, granjas y empresas productivas más por revanchismo que por utilidad pública en momentos que no tenían capacidad de gerenciar eficientemente las empresas del Estado.

El régimen desde el mismo momento que se instaló en Miraflores empezó a desafiar a su principal aliado económico Estados Unidos, para caer en las manos de Cuba, Rusia y China.

Endureció su política internacional mandando al carajo a organismos internacionales como la OEA porque Fidel les lavó el cerebro para fundar Unasur, Petrocaribe, Alba con pírricos resultados y a lo interno le prometieron PALO POR ESE CULO, primero con esa asquerosa canción revolucionaria y ahora con este último salario mínimo más un bono para los trabajadores activos negándole a los más vulnerables, los pensionados y jubilados, el bono de alimentación y medicinas dado por Ley que aprobó la actual Asamblea Nacional y debemos utilizar como féretros bolsas plásticas para iniciar el penoso camino al cielo porque ya hemos vivido en el infierno.

Ignacio Laya – Coordinador regional del Movimiento Democracia e Inclusión en el estado Vargas

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento