MDI Venezuela | (Opinión) Guaidó y la AN: cómo perder una segunda oportunidad. Por Nicmer Evans
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república.
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16708
post-template-default,single,single-post,postid-16708,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) Guaidó y la AN: cómo perder una segunda oportunidad. Por Nicmer Evans

En medio de la dificultad reside la oportunidad.

Albert Einstein.

Después de la atrocidad desarrollada el 5 de enero por el terrorismo de Estado conducido por Nicolás Maduro contra la única institución política y simbólicamente en pie en Venezuela como lo es la Asamblea Nacional, el gorilismo los dejó tan desnudo, que hasta sus aliados internacionales “naturales”: Tabaré, Fernández y López Obrador, han tenido que deslindarse de tal.

La estrategia de dividir a la oposición de manera “definitiva” creando una fracción a punta de maletines llenos de dólares para hipotecar sus almas, aunque aparentemente dio un resultado inicial que pretende mostrar una disputa entre dos directivas de la AN, la verdad es que ha dejado mucho más clara la postura de los comprometidos con la democracia en el país versus un sector traicionero.

Ante una dictadura, posturas ambiguas, guabinosas y tibias las desprecia el mismo Dios, y estas en momentos claves no pueden justificarse porque exista alguna extorsión mediando. Guaidó, desprendido de línea partidista, en esta nueva etapa ha dado un extraordinario envión, con un mensaje claro poniendo en riesgo su propia integridad convencido del deber a cumplir en medio de una estrategia con algunos errores, pero con más aciertos, es por ello que a continuación debemos anticipar lo que puede estar por suceder y lo que se debe cambiar y seguir haciendo para que este 2020 sea definitivo:

  1. Aprovechar la purga que se ha gestado a lo interno del parlamento y aplicarlo en el entorno de Guaidó, donde aún tiene alacranes disfrazados de ovejas, que juegan doble play desde adentro y filtran información a la dictadura que compromete cada acción a realizar.
  2. Lograr profundizar las contradicciones internas del chavimadurismo matizando las de la oposición. La delegación de Maduro a Diosdado de la operación contra la AN, y el giro que toma al abandonar al corrupto Parra, fachada de la fracción del maletín, que permite la entrada de Guaidó a la AN y que fue bien aprovechado para rejuramentarse como presidente encargado, al final es la justificación de la dictadura para trasladar el asunto al TSJ y así acelerar unas elecciones parlamentarias que generarían más contradicción interna de la ya existente con el sector de la mal llamada “mesa de diálogo nacional”. Esta facción alimentada por la dictadura tendría la obligación de participar en esas elecciones sin condiciones, así como el 20 de mayo, aunque hayan tenido algunas posturas contradictorias a lo interno con respecto al golpe al parlamento. La estrategia debe ser revertir todo esto, dividiendo los intereses que están detrás de cada fracción. Evidentemente no puedo entrar en más detalles, pero queda el enunciado.
  3. Atender de manera urgente el oscurantismo comunicacional. La dictadura ha logrado por varias vías impedir que la gente sepa lo que sucede, nos tiene en colas, buscando sobrevivir, o desahuseados. No basta con twitter o Instagram, ni con portales web, la comunicación 1.0 es fundamental, esa que sube cerro, se mete debajo de las puertas, hace que las paredes hablen, hace música, arte, teatro de calle y al final conduce a la protesta consiente.
  4. Hacer que las contradicciones internacionales con las acciones de la dictadura kakistocrática, se conviertan en política de Estado en los gobiernos que entran en contradicción porque deben rendir cuenta a sus electores sobre sus posturas.
  5. Superar falsas instancias unionistas hegemonizadas por actores con ausencia de prácticas democráticas reales como el FAVL y convocar a una verdadera instancia democrática de articulación y lucha que tenga un claro rol de conducción política más allá de la AN.
  6. Disputar a la dictadura el derecho de unas elecciones verdaderamente libres, convocando a la protesta por el derecho a votar en libertad, enumerando las condiciones para que esto sea así, y luchando en la calle por unas elecciones presidencial y parlamentarias fuera de la usurpación de Maduro para que renuncie y se mida, y después que enfrente la justicia verdadera, como todos aquellos que deberán hacerlo por el desfalco a la nación, por violación de DDHH y por promover el odio.  

Si esto no se logra, perderemos una segunda oportunidad, aunque no la última, para recobrar las condiciones para la conquista de una nueva democracia.

@NicmerEvans/ nicmerevans@gmail.com

Politólogo, Msc. En Psicología Social y Planificador. Director Político del Movimiento Democracia e Inclusión (MDI) y miembro de la Junta de Conducción de la Plataforma Nacional de Conflicto. Director de www.puntodecorte.com

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento