MDI Venezuela | (Opinión) La frontera ideal para el PSUV. Por Juan Francisco García
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república.
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16991
post-template-default,single,single-post,postid-16991,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) La frontera ideal para el PSUV. Por Juan Francisco García


Una realidad irrefutable nos sacude como nación, la pérdida gradual de nuestra soberanía, la fragmentación de nuestro territorio, para el control y el dominio de los grupos irregulares, quienes someten a nuestra población y muchas veces esclavizan a grupos de habitantes.

 En el caso del estado Apure, la presencia de las FARC, ELN, FBL, los dos primeros en una especie de fusión, luego de la pacificación intentada por el Gobierno de Juan Manuel Santos, pero con presencia real en los 7 municipios del estado Apure, durante años estos grupos han aterrorizado la población apureña, dedicándose, al contrabando, narcotráfico, secuestro, sicariato, bajo la mirada complaciente del gobierno Venezolano, y de las Fuerzas Armadas, el caso de las FBL es también muy complejo, pues se trata de un grupo irregular en su mayoría de venezolanos, auspiciados, desde el régimen para armarse, con la colaboración de ministros y  el vicepresidente de la época de Hugo Chávez, con la justificación de estar armados para la defensa de la soberanía, actuando como: un brazo político-ideológico, insertado en las filas del PSUV, “La Corriente Bolívar y Zamora”, logrando así, tener en sus militantes actualmente, concejales, alcaldes, gobernadores, legisladores, diputados a la constituyente, sin embargo  a pesar de la investidura actúan como controladores de espacios con fines delictivos, son una banda organizada, para el contrabando de combustible, comida, insumos agrícolas, también se dedican al secuestro, es así, como queda reforzada lo que es un secreto a voces de la estructura del PSUV, que además de todas las desviaciones de conciencia política, también son  una organización para el crimen y la delincuencia organizada.

Visto de esta manera, se debe reflexionar profundamente sobre la situación actual de nuestro país, en torno a la reorganización de las FARC en territorio venezolano, en la coyuntura más difícil, por la grave crisis política, social y económica que atravesamos los venezolanos, la unidad Nacional debe ser firme ante estas pretensiones de Maduro, de jugar a la guerra como medio de supervivencia en el poder, arreciar en las formas posibles para lograr el cese de usurpación  debe ser la prioridad de todos los venezolanos.

Para quienes vivimos en la frontera y practicamos el ejercicio de la política a través de los partidos, de los movimientos, nos resulta difícil creer en un proceso electoral con Maduro en el poder, pues no se trata  solo del ventajismo del que tanto se habla en la región central del país, por supuesto de todas las irregularidades del Consejo Nacional Electoral (CNE), más allá de esta realidad, se trata de la falta de autonomía de los pueblos de la Frontera, donde la mayor influencia de apoyo al PSUV, muchas veces se impone a través del gatillo y del fusil.

 Venezuela no solo es un puente para las organizaciones criminales, se ha convertido dentro del conflicto geopolítico de la supervivencia del régimen de Maduro/Cabello, en un espacio dominado a plenitud por fuerzas irregulares extranjeras, dentro de los motivos tenemos muchos; grandes extensiones de territorio desguarnecido, sin desarrollo, sin ocupación, y por supuesto la flexibilización de controles de los demás países de todo lo proveniente de Venezuela, por ser considerado el país rico de la región que además gozaba de democracia política, el dominio de estos grupos FARC-ELN, en su mayoría, son usados según el criterio y la visión del régimen como un escudo, o una quizás también un mensaje, que pueden convertir el país, en un campo de batalla sangriento, por la presencia de los grupos y la cantidad de armas que han distribuido en el territorio con el pasar del tiempo, para otros es una provocación, que ya no se puede seguir soportando, porque además exporta el problema de origen a los demás países de la región e incluso del mundo, siendo estas características el elemento de mayor peso para considerar al régimen venezolano, el representante de un Estado terrorista.

Desde la frontera se aboga por un escenario, que rompa con este dominio que no le permite a la población ejercer sus derechos en democracia y libertad, se cometen grandes errores cuando se construyen líneas políticas desde la región central hacia la frontera, pues lo que vivimos los pobladores de la frontera es el terror vivo desde hace muchos años, cuando se avizoran tiempos de armas y guerreristas que crean incertidumbre y dudas para muchos ciudadanos venezolanos, sobre los métodos de la resolución del conflicto venezolano, ya desde hace década y algo mas, muchos pobladores de Guasdualito, Elorza, el Amparo, la victoria, El Nula, capanaparo, Puerto Páez, El Yagual, Guachara, Guasimal, San Juan de Payara, entre otros del Estado Apure, no deciden no solo por quién votar o no, sino que no pueden pescar sus lagunas, no pueden vender sus animales a quienes ellos, quieran, no pueden vender sus cosechas al precio que imponga el mercado, no pueden hacer denuncias a los organismos de seguridad correspondientes, deben efectuarlas a las organizaciones y estas responderán.

Nuestra pérdida de soberanía es una situación que debe ser atendida con urgencia, los niños de la frontera ven en la guerrilla colombiana una suerte de héroes de nuevo tipo, que tienen capacidad de comparar sus almas con unos cuantos dólares.

Juan Francisco García – Miembro de la comisión de organización del Movimiento Democracia e Inclusión

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento