MDI Venezuela | (Opinión) Las Fanb: Última pieza de la transición. Por Juan Francisco García
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república.
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16952
post-template-default,single,single-post,postid-16952,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) Las Fanb: Última pieza de la transición. Por Juan Francisco García

Nuevamente recurrir al mito, resulta insalvable, hoy, ese escenario edénico de la perfecta relación de las FANB con el régimen yace quebrantado, pues la episteme que los constituía en una relación de intereses recíprocos,  luce las fisuras de una carga de acciones que han mellado la inmanencia o el fenómeno de esa relación ya prorrogada por mucho tiempo.

De suerte para el pueblo venezolano, que dicha anomalía se va agravando producto de dos elementos según mi criterio: en primer lugar la entrada en vigor de 2020 con la gira del presidente Juan Guaidó y un reflote importante de la política internacional, pivoteada por los EEUU y la Unión Europea, en función de la democracia en nuestro país. En segundo plano los errores constantes y permanentes, de un régimen que ha violado los derechos humanos sistemáticamente, sin importarle en lo mas mínimo la opinión de los organismos internacionales, caso reciente – CIDH, ya no es un grueso estornudo, o una tos, que se disimule, como hacían al inicio de las confrontaciones políticas, su conducta ya es asumida con naturalidad; reprimir, asesinar, desaparecer son acciones habituales, para quienes son desquiciados por sostener el poder, importante en este preciso momento, tener en cuenta; no actúan con planificación, toman decisiones por miedo, por presiones, tienen miedo del propio miedo, y el miedo en política es un consejero fatal.  Por supuesto que el corriente de hoy esta precedido por innumerables de elementos, que sumados, hacen de Venezuela representada en el régimen: UN ESTADO TERRORISTA, que vulnera la paz del mundo.

En consecuencia se ha avanzado a predios no verificables, la profunda duda sobre las acciones de lo que se atreve o no, quienes consideran sus enemigos, los empuja nuevamente al error, cada vez más hondo, sin capacidad de asumir un ápice de responsabilidad del deterioro moral, ético, económico, social y político que hoy tiene sumergida la población en la más cruel miseria, que se haya imaginado, por el contrario se exacerba la falencia, imponiendo así la necesidad de un castigo severo y aniquilador.

Es ahora cuando se hace imperativo valorar la importancia de las FANB en la transición, hay quienes intentan hacer un estudio histórico, sociológico, y hasta psicológico del comportamiento de las FANB en el momento actual, buscando los motivos, por los cuales aún no han intervenido para salvar la patria, sin embargo por lo delicado de la situación, no va a dar tiempo para que nadie haga estudios, serán a posterior de los acontecimientos, resta decir, que las FANB determinan en este momento la transición, y esta determinación no ha sido nada fácil, por la injerencia extrajera en su seno, y el castigo implacable a sus oficiales honestos, sin embargo la transición no se sabe cuando comienza, quizás esté en franco curso, ni tampoco cuando termina.  Si debo decir, que la realidad histórica nos muestra, una propensión de los militares a intervenir en la vida política, cuando se han presentado momento que se juzgan cruciales.

Ahora bien, la clase política tienen sin duda una transcendencia notable, pues significa otra pieza a encajar para que se concrete la deposición del régimen MADURO-CABELLO, hay que decir que las FANB y el liderazgo opositor no se complementan, ambos han luchado por sus intereses y la clase política opositora ha sido muy torpe, demorándole a Juan Guaidó los vestigios de confianza que empieza a cobrar, en el justo momento, clase política que debe ser remozada para que en lo sucesivo estos esfuerzos de hoy no se pierdan, y no se reproduzca por el bien del país; el ejercicio de una dirección política mal nutrida, representando solo los intereses de los partidos y no del ciudadano venezolano, motivo esencial cuya quintaescencia no se ha logrado poseer, mucho menos contener ni expresar, pero superados los laboratorios salvajes de la desunión, y las viejas prácticas de los partidos como dueños de la verdad y del país, queda ordenar las condiciones, para ser definitivamente; los opuestos reconciliados por la paz nacional,  con este hallazgo de unión-posible, las FANB-La Oposición Nacional, La Iglesia, ya no deben actuar como expectantes de la eclosión de los huevos de la serpiente, corresponde ahora, abrir las compuertas de la historia nuevamente, cortar lo podrido con el fino bisturí, y construir las bases legales para el entendimiento de todos los factores de la vida pública, en un sistema ampliamente democrático, con la reinstitucionalización de todos los poderes, abrir esta compuerta; es mostrar la transición.

Con esta opción, de acuerdos no firmados entre los grandes representantes del poder en Venezuela, las condiciones pueden estar dadas para la decisiva participación de las FANB en la transición democrática.

No vale las especulaciones de grupos oportunistas con banderas de partidos, que exigen se diga más de lo que se debe decir, porque a su juicio ellos entienden más de lo que se dice, porque nunca están conformes, porque quieren más y más, y ese más no es otra cosa que la jefatura del poder, por eso intentan manipular con la propuesta de Elecciones Parlamentarias, elecciones sin dudas que se realizarán, con el aditivo requerido, de ser simultáneas con las presidenciales, pero falta mucho para llegar a ellas, el rosario de condiciones para efectuarse no las puede garantizar el sistema criminal impuesto desde el régimen y sus colaboradores de la ANC, AN falsa y el TSJ.

Solo una transición democrática, con el concurso de todos los elementos del poder, podrán garantizar lo que es un clamor del pueblo venezolano, ELECCIONES LIBRES.

Sigue la FANB, junto al liderazgo nacional de Juan Guaidó significando la llave de este cerrojo.

Juan Francisco García – Miembro de la comisión de organización del Movimiento Democracia e Inclusión

1 Comentario
  • César perez
    Publicado a las 11:20h, 17 febrero

    Para mí hay 2 grandes males sobre mi nación y la democracia.
    1) los partidos políticos con ansias carrileras de poder y ( corrupción.)
    2) un pueblo con una huella tan profunda de miserables que vende sus convicciones por una bolsa de lentejas y un k de arroz picado…