MDI Venezuela | (Opinión) Los radicalismos se superan con el ejercicio de una democracia plena. Por Ignacio Laya
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
17257
post-template-default,single,single-post,postid-17257,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) Los radicalismos se superan con el ejercicio de una democracia plena. Por Ignacio Laya

Cuando en Venezuela se cumpla al pie de la letra la Constitución Nacional que contempla los derechos y deberes del ciudadano y la autonomía de los Poderes Públicos, será más difícil que se genere la anarquía, la intolerancia y los desencuentros políticos y sociales que vive el país desde hace varios años.

Tenemos argumentos suficientes para demostrarlo porque en 1998 la mayoría de los venezolanos acudimos a un proceso electoral para superar el descontento popular y las intentonas golpistas de finales del Siglo XX, y ese radicalismo sólo se pudo superar mediante el sufragio y el soberano, esperanzado, hizo Presidente a Hugo Chávez Frías con la fuerza del voto que es el principio fundamental de la democracia. 20 años después la Constitución Bolivariana de Venezuela sufrió una profunda metamorfosis por el empeño del chavismo de transformar la democracia en el Socialismo del Siglo XXI con la aparición de un modelo autoritario que destruyó la economía, la propiedad privada, el aparato productivo con las expropiaciones, arruinó PDVSA, la principal industria del país y deterioró los servicios públicos porque tuvo la complicidad de los otros poderes públicos que no ejercieron sus facultades para impedirlo.

Ese comportamiento aumentó el desempleo, el poder adquisitivo, la hiperinflación, la ruina, el hambre y la pobreza. El resultado no ha podido ser más desesperanzador : desconocimiento de los diputados indígenas de Amazonas y de las atribuciones del Poder Legislativo, encarcelamiento y exilio forzado de diputados opositores, el surgimiento de poderes paralelos como la Asamblea Nacional Constituyente y una Asamblea Nacional Chimba. Para colmo el radicalismo se agrava con la presencia de dos presidentes: Nicolas Maduro básicamente con el respaldo de todos los poderes del estado y el asesoramiento de potencias extranjeras como Rusia, China, Irán más Cuba y Juan Guaidó con el apoyo de la Asamblea Nacional y más de 60 Países occidentales que le reconocen para que ejerza como interino con la dificultad que todos conocen.

Dónde encontrar la luz para que esas sombras se levanten? Qué hacer para que él golpismo, la rebelión popular o el militarismo no desplace la democracia?.

El Movimiento Democracia e Inclusión (MDI), el cual representamos en el estado Vargas, ha sido reiterativo en solicitar acudir de nuevo a unas elecciones legislativas y presidenciales pero limpias, transparentes y con una veeduría internacional. Es la misma solución que se utilizó con el golpismo de Hugo Chávez y así evitar que Juan Guaidó, nuestro paisano, no le siga sus pasos.

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento