MDI Venezuela | (Opinión) MADURO VS. DIOSDADO GUERRA DEMENCIAL POR EL PODER. por Juan Francisco García
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16661
post-template-default,single,single-post,postid-16661,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) MADURO VS. DIOSDADO GUERRA DEMENCIAL POR EL PODER. por Juan Francisco García

Prensa MDI .- La permanente sensación de  traición, genera un insomnio terrible en Miraflores, no basta las declaraciones de lealtades en cadena nacional, son superiores los elementos que develan las negociaciones de ambos con distintos factores internacionales. La desconfianza es un puñal que los taladra, ¿ahora, quien entrega a quien? La demencial confrontación interna por el poder político, y por salvarse en una estrepitosa caída, es la clave para la transición política en el 2020.

No hay lobistas, que no hayan sido contactados, asesores financieros, legales, grupos empresariales, grupos cercanos a los reyes de España, como el caso de zapatero y su entorno de empresarios que terminaron haciendo de la tragedia de Venezuela un negocio de altos dividendos. En el centro de las negociaciones, los intereses de los cubanos, por seguir succionando lo poco que se pueda, pero vital para el sostenimiento de la isla, los rusos, por el control político y hacer contraposición a los intereses geopolíticos de los norteamericanos, y los chinos, por recuperar su inversión. Sin embargo a la hora de negociar el régimen está dispuesto a todo por salvarse, no es Juan Guaidó el que pone todas las opciones sobre la mesa, es el propio régimen por obtener un acuerdo que signifique una salida honrosa, sin embargo la búsqueda no es homogénea, cada sector juega por librar sus intereses, desesperadamente allanan las opciones más certeras, al punto que han buscado las conexiones más próximas al propio Donald Trump.

Son dos jefes de mafia, de bandas, que se repartieron los poderes del Estado, los cargos, los ministros, y a la vez se subdividen en pequeñas bandas por el control del poder y del territorio, cada banda con un pequeño pran, copiando con fiel exactitud el modelo delincuencial que gobierna los penales venezolanos, es así como tenemos: la banda del Tribunal Supremo de Justicia, la banda del Ministerio Publico, la banda de los Ministros, la Banda de los Gobernadores, la banda de los Alcaldes, la Banda de la Policía Nacional, la banda de la Guardia Nacional. En el ejercito podemos perder todo, la reserva moral cada día es más decadente, Padrino López, al igual que Maikel Moreno Intentan ser un outsider,  en el tablero de las opciones de la transición, pero pasará a la historia como el demoledor de la dignidad del ejercito libertador, hoy mancillado y vapuleado, donde los generales son instrumentos de la mafia y de la corrupción, al punto que hoy tenemos; general del jabón, general de la carne, general de la pasta, general de la crema dental, del papel toalé, general de las toallas sanitarias, todos con el argumento que están protegiendo al pueblo, pero saben bien, que nos hunden en la miseria y son la peor clase militar que haya parido este país.

A su vez, cada líder de las sub-bandas actúa en correspondencia de los grandes jefes de la mafia, con sus estelares alfiles, en la dirección de Cilia Flores, Tareck El Aissami, los hermanos Rodríguez, Héctor Rodríguez y algunos otros operadores de alto ranking, ellos califican a todos los grupos internacionales de violentos, incluso de carteles, cuando bien saben que ellos actúan como tal, porque decidieron convertir el Estado Venezolano y las instituciones democráticas en un gran cartel, que trafica con la moral de un pueblo, que han decido entregar el territorio venezolano al servicio de todo grupo mafioso, para que operen con libertad desde nuestro territorio, y así dificultar o demorar su salida del poder político, esta es la situación de la explotación del arco minero, concesiones a más bandas, por apoyo político-financiero, así observamos como todos los personeros del régimen adoptaron la mismas prácticas destructivas y una conducta demencial.

Pero el poder compartido ya no les conviene, se miran como objetos que deben ser entregados, cada uno tiene su propia sombra, porque saben que el otro negocia la existencia con su nombre, empezaron a actuar como bestias y pronto se devorarán entre sí, consumidos por la demencia que ya no conciben como disimular, esto sigue desatando una lucha desenfrenada por negociar su escape, todos ahora quieren negociar, todos quieren irse, todos quieren salvarse, los pequeños, los del medio, los grandes, no les importa, quien caiga y como caigan, viene un duro final.

Sabemos que no será fácil, ni de inmediato, pero el año 2020, es el año donde nos sacudimos la demencia y los dementes que azotan a la nación más próspera de América latina.

No creamos en las bravuconadas de algunos, todos tienen su propio plan, será un año de probarnos en unidad nacional, en resistencia, transitáremos momentos de mayores complejidades económicas y sociales, que las que se han vivido en los tres últimos años, pero al final obtendremos la libertad, veremos el reencuentro de millones de venezolanos, lloraremos de dolor y de felicidad, una mezcla de emociones, pero lo más importante, iniciaremos juntos la reconstrucción de nuestro país, saneado de toda locura, de toda demencia.

 Viviremos en libertad, viviremos en paz.

Por: Juan Francisco García.

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento