MDI Venezuela | (Opinión) Nicmer Evans, el emergente. Por Ignacio Laya
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
17216
post-template-default,single,single-post,postid-17216,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) Nicmer Evans, el emergente. Por Ignacio Laya

Las sociedades humanas siempre han tenido momentos de luces y de sombras, generalmente sus líderes más destacados las han conducidos a la prosperidad mientras otros al atraso, inclusive, hasta el suicidio colectivo.

Así ocurre en las repúblicas latinoamericanas que giran en torno a episodios similares.Caen en profundos abismos pero se levantan por el impulso de mujeres y hombres que van a su auxilio y no las dejan perecer.

En América del Sur, el caso venezolano, tanto ayer como hoy, debe ser el más publicitado por las historias heroicas y fabuladas donde envuelven a sus próceres en mantos inmaculados, los idolatran con calculada premeditación para cometer, en nombre de ellos, los peores crímenes y vulgares violaciones de los derechos humanos.

El más vapuleado de todos esos héroes de la patria es Simón Bolívar; la revolución chavista durante su mayor euforia, pidió a los venezolanos que cerraramos los ojos y cuando los abrimos nos encontramos la sorpresa de un nombre nuevo: La República Bolivariana de Venezuela. Ninguno de esos antojos de Hugo Chávez Frías tuvo utilidad alguna salvo echarnos tierrita para que no viéramos esa otra estrella en la bandera y el giro a la izquierda del caballo blanco del Escudo Nacional.

En cambio uno de sus más elevados legados, “Moral y Luces” lo convirtieron en una guachafita, lo infectaron con el virus de la hipocresía y la falsedad.

Venezuela tiene un largo desfile de próceres y Constituciones que van y vienen pero muy pocos son los gobiernos que les han brindarle al pueblo la oportunidad de disfrutar de las inmensas riquezas que posee el país. Al contrario, el monstruo de la ruina que nace de las entrañas del chavismo, y las herramientas perversas que utiliza para mantenerse en el poder, anuncia que muy pronto cesará y otra tinta tocará las páginas de una historia íntima y más real que enseñe como se destruyó una de las más sólidas naciones del continente americano.

El férreo control de todos los poderes por parte del régimen dificulta el ejercicio natural de la política y el ciudadano queda indefenso ante el crimen, el secuestro, la represión policial, la violencia de colectivos y paramilitares y fuerzas irregulares extranjeras.

El inmenso poder que concentra la cúpula política- militar, le da escalofrío y terror a sectores “opositores” que solo se estabilizan con maletines verdes para asegurar ese espacio en el infierno que el pueblo le reserva a quienes están reñidos con la moral ciudadana.

Es más noble esa mayoría de ciudadanos inermes que van al combate sin capucha, con el arma de la razón a pedir que cese la tiranía para que tengamos libertad.

Esa enorme fuerza que con frecuencia desborda las directrices de los partidos políticos, solo apela a la libertad de conciencia y al amor a Venezuela.

Las pugnas internas en la oposición, la efectividad de la contrainteligencia cubana y el haber subestimado la fuerza de un pueblo que pelea ha motivado el resurgir de liderazgos emergentes. Irrumpen en el escenario nacional con lecciones y predicas éticas apropiadas para que el pais abrace la lucha intensa y los valores republicanos.

El politólogo Nicmer Evans es uno de esos emergentes que le brinda pedagogía política a Venezuela y especialmente a quienes hacemos vida en el Movimiento Democracia e Inclusión (MDI).

Ejerce un liderazgo con una humildad que contrasta con la arrogancia y prepotencia de aquellos acostumbrados a mirar por encima del hombro y en esta etapa de tanta oscuridad y confusión irrumpe con sus reflexiones analíticas y calidad ética en medio de esta crisis que vive la nación venezolana.

El prestigio nacional e internacional de sus columnas y sus ponencias en foros y conferencias ha nutrido la calidad de la oposición venezolana, la aviva con planteamientos sólidos y estratégicos.

Recientemente entrevistó a Elliot Abrams, representante del Presidente de los Estados Unidos para los Asuntos de Venezuela, batería de preguntas dirigidas a despejar las incógnitas sobre el debate de las sanciones, la injerencia extranjera, hipótesis de guerra, la presunta invasión, el apoyo a Juan Guaidó, las conversaciones con el sector chavista, el narcotráfico, el papel del PSUV y del Ejército en la gobernabilidad que son las grandes preocupaciones de la inmensa mayoría de los venezolanos.

Elliot Abrams Venezuela
Elliot Abrams Venezuela

El periodismo irreverente y rebelde de este caraqueño singular ha ayudado a posicionar a Punto de Corte una plataforma muy solicitada donde dicta cátedras de política, solidaridad y desafío al régimen madurista denunciando sus mentiras y las desviaciónes que nos ha llevado a esta triste y penosa realidad.

A Nicmer Evans dedicamos estas palabras, desde el MDI regiones que en cada oportunidad eleva la bandera de la lealtad a una Venezuela que nos necesita a todos, que tendrá al frente a los que tienen méritos para conducirla, con los que luchan a diario por derrotar está tiranía.

Sabemos que el mejor honor es que sigamos siendo libres aun estando entre cadenas, entre el cepo y los grillos del hambre que nos proporciona un régimen inhumano que disfruta de la pobreza extrema pero que resistimos a fuerza de esa dignidad que nunca nos abandona.

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento