MDI Venezuela | (Opinión) ¿Qué vaina es esta Padrino López?. Por Ignacio Laya
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república.
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16687
post-template-default,single,single-post,postid-16687,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) ¿Qué vaina es esta Padrino López?. Por Ignacio Laya

El mundo civilizado repudia el perverso operativo de las Fuerza Armada «Bolivariana» en la Asamblea Nacional para impedir la presencia de los diputados opositores, entre ellos el presidente de esa instancia legislativa Juan Guaido, quien en una demostración de valentía, dignidad y coraje sobrepasó la barrera de los cuerpos de seguridad del estado con el fin de hacer valer la potestad del parlamento de elegir una nueva junta directiva.

Las imágenes de Guaidó forcejeando con los uniformados armados son deprimentes: le desgarraron su vestimenta cuando brincaba la cerca perimetral del Capitolio Nacional en momento que elegían la directiva entre diputados comprados con un maletín pestilente, los cuales pasarán a la historia de las más grandes inmoralidades que sufre el pueblo de Venezuela en esta hora dolorosa.

El súper ministro de la defensa, Padrino López, en un vulgar desafío al mandato que le impone la Constitución Nacional, actúa como el brazo armado de lo que llaman «La Revolución Bonita», colocando en lo más bajo el poco prestigio que le va quedando a las fuerza armada. Cómo debe resentirse el claustro de la Academia Militar con esta acción tan cobarde que recorre el mundo?.

Hasta cuándo durará esa farsa de «Leales Siempre, Traidores Nunca». La lealtad militar debe ser a La Venezuela inerme, la que padece atrocidades de un régimen que poco a poco nos coloca en la penosa situación de estar vivos mientras aumenta la cifra de quienes envidian a los muertos.

El mundo, Padrino, reclama una respuesta distinta al cuento de que «cumplían órdenes superiores». Pensar distinto es una condición humana, sólo en una Venezuela enferma es un delito.

Ignacio Laya – Coordinador regional en el estado Vargas del Movimiento Democracia e Inclusión

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento