MDI Venezuela | (Opinión) Ronald Acuña Jr., Juan Vené y Oswaldo Guillén : Guerra entre grandes ligas. Por Ignacio Laya
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
17188
post-template-default,single,single-post,postid-17188,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) Ronald Acuña Jr., Juan Vené y Oswaldo Guillén : Guerra entre grandes ligas. Por Ignacio Laya

El sensacional pelotero de los Bravos de Atlanta, Ronald Acuña Jr., es el centro de una polémica pública generada por el periodista Juan Vené quien le escribió una “Carta del más allá” sobre su conducta en el terreno de juego la cual se ha hecho viral en las redes sociales en el ámbito nacional e internacional.

Juan Vené utilizó un lenguaje muy rudo donde le sugiere que sea más respetuoso en su enfrentamiento con los pitchers y que tenga más humildad para que no se parezca a un analfabeta sin formación familiar.

Era preferible usar un lenguaje más moderado que de seguro no hubiera ocultado el sano propósito de invitarlo a convertirse en un atleta respetuoso y al reconocimiento que le hace a las condiciones físicas extraordinarias que posee.

Esa estrategia le falló a Juan Vené y género reacciones encontradas. Es como cuando un boxeador del peso pesado se enfrenta con uno de categoría pluma. Automáticamente la balanza se inclina hacia el más débil simplemente porque un veterano como Juan Vené se le fue un ” Rollins entre las piernas”.

El caso contrario ocurre con la manera vulgar, violenta y altanera como interviene el estratega Oswaldo Guillén en defensa de Ronald Acuña Jr., llamando a Juan Vene viejo decrépito, envidioso y cobarde por no utilizar su nombre como autor de la mencionada carta de la discordia.

Para colmo el primer manager latinoamericano en conquistar una Serie Mundial se lamentó de no tener de frente a Juan Vené para golpearlo en la cara. Entonces ocurre lo contrario: un campeón mundial pierde por nocaut fulminante por la pegada mortal de la opinión pública que condena el ventajismo y la desconsideración con una persona que va rumbo a los 100 años de edad.

Esa discusión desagradable debe interpretarse como un malentendido para cerrarle el paso a quienes quieren convertir ese desencuentro entre grandes ligas en un Ring de boxeo virtual por lo cual rechazo a los que me han pedido que escriba sobre el entorno familiar de Ronald Acuña Jr., con especial referencia a su padre Ronald “Cachete” Acuña, porque es un tema donde puedo aportar muy poco y perdería la oportunidad de aprovechar este episodio que enseña esa primera lección de la humildad, el respeto y la dignidad que se le exige con mucha frecuencia a los hombres públicos para que sean verdaderos ciudadanos. Ronald Acuña Jr. no solo es noticia porque batea, corre, tiene buen brazo y fildea como Roberto Clemente y otras luminarias como Micky Mantle y Willy Mays.

Él está en la etapa de aprender más de la crítica sana que de los aduladores y malas conductas que no son la mejor referencia para su crecimiento personal. Oswaldo Guillén debe ser ejemplo de juventudes sobre todo cuando es mas frecuentes esos actos deprimentes protagonizados por muchos peloteros latinoamericanos que entristecen porque dañan el deporte y el entorno social.

A Juan Vené que no olvide esa otra labor pedagógica del periodismo, inclusive el polémico que atrapa al lector, y continúe siendo el periodista exigente que es a la hora de emitir su voto luego de analizar los méritos de peloteros que han de llegar a la inmortalidad en Coopertown.

Lo felicito por esa otra “Carta del más Acá” que acaba de escribirle a Ronald Acuña Jr. donde le desea todos los éxitos del mundo a él y a su familia, una disculpa elegante y oportuna de un periodista laureado por su trajinar en la vida del béisbol.

Ojalá ese trío de tan brillantes Grandes Ligas puedan ofrecernos sus luces a los fanáticos con solo encontrarse y darse las manos de la amistad y sacar las mejores lecciones de esta controversia que surge en este tiempo de cuarentena.

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento