MDI Venezuela | (Opinión) Tiene fuerza el equipo juvenil nacional del MDI. Por Ignacio Laya
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república.
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16930
post-template-default,single,single-post,postid-16930,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) Tiene fuerza el equipo juvenil nacional del MDI. Por Ignacio Laya

Este fin de semana pude disfrutar las inquietudes sociales y humanas de la juventud política del Movimiento Democracia e Inclusion (MDI) el cual tomó juramento en las playas anareñas de la parroquia Naiguatá bajo el compromiso de luchar por los principios políticos y éticos de de este movimiento alternativo que lidera el psiquiatra Walter Boza y el politólogo Nicmer Evans.                       

Bajo las sombras de uveros, almendrones y clemones los representantes juveniles nacionales abordaron la problemática de cada una de sus entidades regionales, e inclusive la del estado Vargas, el cual atraviesa una crisis universitaria por el abandono que hizo el gobierno de la Universidad del Turismo en Caraballeda, el cierre técnico del núcleo del litoral de la USB por la falta de presupuesto, transporte, pagos incompletos a sus trabajadores, y falta de insumos en el comedor para los estudiantes entre otras carencias y el drama de la Universidad Marítima del Caribe con alarmante deserción escolar y docentes e impedimentos para asumir el desarrollo marítimo nacional objetivos de sus mentores. 

Bajo la conducción de Jaime “morocho”  Pérez, se elaboró un documento fundacional que abarca propuestas de desarrollo local,regional, nacional e internacional que pronto se hará público para generar un debate en torno a su contenido como un aporte al reto que tienen las juventudes del mundo ante el cambio climático y su rol en la lucha por la autonomía universitaria, la calidad de la educación, el salario digno de los trabajadores y los aspectos culturales y recreacionales.           

Nicmer Evans, en su respuesta a las inquietudes juveniles de su movimiento, en materia de soberanía, señaló “que la presencia de fuerzas militares y paramilitares en los estados fronterizos es la mejor prueba de la emergencia que vive la nación para que en ella reine el contrabando, el narcotráfico, el secuestro, la extorsión y la muerte ante la mirada complaciente de unas fuerzas armadas que lesionan el concepto de patria e identidad”. 

Sus expresiones nos dicen que se trata de una juventud que se quedó en Venezuela para luchar con sus luces por una verdadera vuelta a una patria “que le brinde, a más de 4 millones de jóvenes forzados de huir de su país, condiciones económicas sociales y culturales, más espacios para llevar una vida digna y esperanzadora” “Estamos conscientes que no es una tarea fácil pero tampoco imposible” “Venezuela reclama de todos cuotas de sacrificios en esta hora menguada de la República y la juventud del MDI la va a dar con la mayor decisión y responsabilidad” .

“Este Movimiento tiene el atractivo de que nos invita a exponer  nuestros problemas y soluciones, a ejercitarnos en la cultura de la participación para la transformación de esta Venezuela corrompida por quienes nos han arrebatado nuestros sueños y no vamos a desmayar por alcanzar esos objetivos fundamentales”.

Me entusiasma que ese sea el sentimiento que anime la vida de estos jóvenes del Movimiento Democracia e Inclusion, capaces de superar sus tristezas con las ansias de superar las barbaridades de un régimen que pasara a la historia que escriben con la sangre y las lágrimas de todos los venezolanos. 

“La vida de nosotros está entre los 16 y 30 años de edad, eso nos autoriza para decir que hemos vivido 22 años de guerra porque es a la juventud venezolana a quienes le han quitado la vida. La única guerra que ahora queremos es la de los votos electorales presidenciales y parlamentarias para que los venezolanos derroteros la barbarie de la peor crisis de nuestra historia y sepultemos a esa otra clase política comprada con sobreprecio porque no valen nada”.           

“El régimen está en las mejores condiciones de dar respuesta al reclamo de la comunidad internacional que rechaza el haber secuestrado los poderes públicos para el enriquecimiento y la ruina de todo un país. Debe entender que da náuseas utilizar ese penoso Consejo Nacional Electoral y adversarios complacientes que pocos les importa la inhabilitación de los partidos y candidatos y la violencia criminal para tomar por asalto el parlamento nacional apaleado a los diputados de la dignidad y corrompiendo con maletines pestilente  a quienes son rehenes de la inmundicia y la atrocidad”.

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento