MDI Venezuela | (Opinión) Venezuela seguirá en el limbo de no existir una verdadera unión política. Por Álvaro Herrera Yrima
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república.
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16717
post-template-default,single,single-post,postid-16717,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) Venezuela seguirá en el limbo de no existir una verdadera unión política. Por Álvaro Herrera Yrima

Venezuela, atraviesa por la más grande recesión económica que hubiese podido imaginar, en una época donde la bonanza petrolera del país fue la reinante de los últimos años de gobierno. La insolvencia económica que estamos atravesando da un duro golpe al bolsillo de los venezolanosla narcodictadura se ha encargado de hacer entender que todo ello se debe a la caída abrupta de los precios del petróleo y sobre todo a los bloqueos y sanciones económicas que se encuentran activas en contra del país.

La errática gestión de Gobierno, realmente ha sido la verdadera causante de todos estos desagradables acontecimientos que lamentablemente se encuentran afectando a la población en general. La constante desviación de responsabilidades hacia un tercero inexistente, ha sido el escudo perfecto donde han podido ocultar sus ineficiencias.

Bajo el régimen del espurio de Maduro, se han cometido los crímenes más horrendos de lesa humanidad, todo ello con el fin de no ceder el poder y mucho menos de atender las demandas sociales que reclama el pueblo venezolano. Su mejor arma, ha sido ordenar la represión contra un pueblo que solo clama libertad.

Con razón o sin ella, la población venezolana se encuentra adormecida y distraída de la realidad social que vive la población, cada uno vela por su propio bien y solo se preocupan por resolver su día a día. El pueblo ha evitado un estallido social que le demuestre a la tiranía el descontento de su sistema político y legal que rige durante la usurpación de sus funciones.

Mientras, la oposición falla en la construcción de una verdadera unión política que le demuestre al pueblo que vale la pena luchar por la recuperación y libertad de Venezuela, el dictador se encarga de aprovechar los errores de sus adversarios para recuperar las masas perdidas y continuar trabajando en la construcción de un nuevo orden, orientado al anarquismo en nombre de una revolución socialista fallida, cuyas acciones fueron aprendidas por las teorías de la dominación aplicadas por el difunto Chávez.

La implosión social pareciera inminente por la falta de una verdadera conducción política que represente una real alternativa para el pueblo. El usurpador continuará tratando de conducir el descontento por los fracasos de la oposición para así poder ponerlos a favor de su errática ideología socialista fracasada.

La dictadura y la oposición errática parecieran ser el destino de Venezuela, pues, no existe un bloque opositor con bases materiales que le haga frente al usurpador, que permita pensar lo contrario. El mesianismo populista ha sido la peor fórmula utilizada para enfrentar al sátrapa y lograr el tan anhelado cese de la usurpación, siendo fundamentalmente la base del problema, la falta de compromiso y de estrategias asertivas que permitan dar inicio a un detonante positivo que desencadene una gran rebelión popular de forma masiva. 

Álvaro Herrea Yrima- Miembro de la dirección nacional del Movimiento Democracia e Inclusión



Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento