MDI Venezuela | Reestructuración del Frente Amplio resta poder a partidos pequeños y reedita la MUD
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16480
post-template-default,single,single-post,postid-16480,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Reestructuración del Frente Amplio resta poder a partidos pequeños y reedita la MUD

La reorganización del Frente Amplio estaba planeada desde finales de 2018, pero fue recientemente que se implementó, y con ella se amplió la división entre los partidos con mayor representación en la AN y las agrupaciones que no cuentan con diputados.

Cuando nació el Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL), el 8 de marzo de 2018, surgió como una nueva organización con el objetivo de llenar el vacío dejado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), incluir nuevos sectores de la sociedad en la lucha por la democracia y descentralizar el poder que en su momento tenía el G4 (Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular y Acción Democrática), pero una reciente restructuración en el seno del FAVL ha hecho que este se parezca un poco más a su predecesora.

La reforma del Frente Amplio se había discutido desde finales de 2018, pero los cambios políticos en el país hicieron que se postergara su implementación hasta finales de octubre de este año.

La nueva estructura de la organización afecta principalmente a los partidos más pequeños, específicamente aquellos con menos de tres diputados a la Asamblea Nacional y que no cuentan con representación en todos los municipios del territorio.

Uno de estos casos es el del Movimiento Democracia e Inclusión (MDI), el cual hasta hace poco formó parte del secretariado del FAVL, pero que luego de la restructuración fue apartado de esa instancia.

Nicmer Evans, politólogo y dirigente del MDI, en entrevista con Crónica.Uno calificó el proceso de “inconsulto”, a pesar de que el mismo nació de la asamblea del FAVL en la que se tomó en cuenta a los diversos sectores que lo componen. Él considera que, luego de la consulta inicial, los cambios simplemente se estructuraron sin tomar en consideración a los partidos pequeños, algo que, en su opinión, genera cuestionamientos sobre la naturaleza democrática del Frente Amplio.

“La pugna interna sigue siendo una tendencia hegemónica de los partidos con mayor representación en la AN versus aquellos que tienen poca o ninguna ahí”, expresó Evans. “No es con autoritarismo que se derrota el autoritarismo”, añadió.

La reorganización del Frente Amplio estaba planeada desde finales de 2018, pero fue recientemente que se implementó, y con ella se amplió la división entre los partidos con mayor representación en la AN y las agrupaciones que no cuentan con diputados.

Caracas. Cuando nació el Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL), el 8 de marzo de 2018, surgió como una nueva organización con el objetivo de llenar el vacío dejado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), incluir nuevos sectores de la sociedad en la lucha por la democracia y descentralizar el poder que en su momento tenía el G4 (Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular y Acción Democrática), pero una reciente restructuración en el seno del FAVL ha hecho que este se parezca un poco más a su predecesora.

La reforma del Frente Amplio se había discutido desde finales de 2018, pero los cambios políticos en el país hicieron que se postergara su implementación hasta finales de octubre de este año.

La nueva estructura de la organización afecta principalmente a los partidos más pequeños, específicamente aquellos con menos de tres diputados a la Asamblea Nacional y que no cuentan con representación en todos los municipios del territorio.

Uno de estos casos es el del Movimiento Democracia e Inclusión (MDI), el cual hasta hace poco formó parte del secretariado del FAVL, pero que luego de la restructuración fue apartado de esa instancia.

Nicmer Evans, politólogo y dirigente del MDI, en entrevista con Crónica.Uno calificó el proceso de “inconsulto”, a pesar de que el mismo nació de la asamblea del FAVL en la que se tomó en cuenta a los diversos sectores que lo componen. Él considera que, luego de la consulta inicial, los cambios simplemente se estructuraron sin tomar en consideración a los partidos pequeños, algo que, en su opinión, genera cuestionamientos sobre la naturaleza democrática del Frente Amplio.

“La pugna interna sigue siendo una tendencia hegemónica de los partidos con mayor representación en la AN versus aquellos que tienen poca o ninguna ahí”, expresó Evans. “No es con autoritarismo que se derrota el autoritarismo”, añadió.

Divorcio entre el Frente Amplio y la Plataforma Nacional de Conflicto

Durante el año 2019 una de las apuestas del Frente Amplio era la articulación de una huelga nacional de trabajadores como mecanismo para presionar al gobierno de Nicolás Maduro. Esta propuesta, que hasta los momentos no se ha ejecutado, derivó en la creación de una estructura llamada Plataforma Nacional de Conflicto (PNC), la cual agrupa varias organizaciones –muchas de ellas dentro del FAVL– y que actúa con autonomía.

Evans señaló que esta autonomía ha encontrado resistencia dentro del Frente Amplio, y que por eso algunas figuras han buscado aislar a la PNC.

Hay algunos sectores que piensan que la PNC tiene un filón de tipo partidista y, por el contrario, la PNC busca la articulación con todos los sectores. Desde la PNC hemos mantenido comunicación permanente con el presidente Juan Guaidó y con las organizaciones dentro del factor alternativo”, expresó.

Esta situación ha generado un distanciamiento que también reconoce Víctor Márquez, quien agregó que ha habido momentos, en especial desde finales de octubre y principios de noviembre, en los cuales pareciera incluso que no formaran parte de una misma estructura.

“La PNC surgió dentro del FAVL y desde que se anunció su creación hubo una discusión porque estaba constituida por sectores gremiales, sindicales y ONG que tienen su propia autonomía. Otros sectores (políticos) lo consideraron inconveniente. Todo esto fue generando un distanciamiento, a tal punto de que pareciera que la PNC no forma parte del FAVL, a pesar de que ellos no han manifestado su salida”, señaló.

Créditos: Héctor Antolínez @hectorantolinez / Crónica.uno

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento