MDI Venezuela | Republicanos
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
16142
page-template-default,page,page-id-16142,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Republicanos

En MDI creemos en la república como el modelo de gobierno ideal para el desarrollo de los ciudadanos y de una sociedad como la nuestra. Por eso nosotros como movimiento defendemos la libertad desde la perspectiva republicana de la “no – dominación”, de manera que el individuo en su hacer está libre de la dominación de otros individuos, instituciones e incluso de las arbitrariedades y desmane de un Estado, cuando éste pervierte su razón de ser y establece mecanismos de dominación que le permite a un gobierno permanecer en el poder violentando leyes y formas de elección democráticas. 

Libertad

Creemos en la libertad de elegir a los gobernantes como principio fundamental del equilibrio de toda sociedad, de la misma manera como consideramos que el poder debe movilizarse para que permita la alternabilidad que dan pie a las nuevas ideas que transforman o adaptan las sociedades a las exigencias de los tiempos y a las aspiraciones de sus individuos. 

Derechos

Creemos y defendemos los derechos fundamentales del hombre. Siempre, con plenitud de conciencia y en cualquier escenario, nos opondremos a todo aquello que violente o vaya en menoscabo de los derechos fundamentales del hombre. Desde el poder lucharemos por hacerlos cumplir a cabalidad, y desde las filas opositoras exigiremos a las instituciones y al Estado su cumplimiento sin excusa, ni demora. 

Virtud

La virtud de los gobernantes otro de los aspectos fundamentales de la tradición republicana será para nosotros también una exigencia fundamental, en primer lugar en la selección de quienes aspiren a cargos de dirección dentro de las filas del movimiento y por supuesto en todo aquel que aspire a ejercer funciones de gobierno en nuestro país. La honradez, la sinceridad, la disciplina, la vocación de servicio, son por nombrar algunas de las virtudes que deben estar presenten en nuestro miembros.

Bien Común

La defensa del bien común por sobre cualquier interés particular, la lucha contra la pobreza, por cuanto contradice la visión de una república de iguales, donde todos tengan las mismas posibilidades, será otro de los aspectos que define a un movimiento que entiende al hombre como eje esencial de su política y por lo tanto defenderá aquello que considere mejor para todos. Entendiendo que en las diferencias está también la fuente de comprensión del otro, desde la perspectiva de la protección del más débil

Justicia

Sin justicia las sociedades no sobreviven, pero no sólo la justicia que están en las leyes y en su correcta interpretación,por la que abogamos en todo momento. También la justicia social, como una forma de crear equilibrios y disminuir las grandes desigualdades, sin menoscabo por supuesto del merecido reconocimiento a quien con su esfuerzo construye su bienestar. Pero jamás aceptaremos las injusticias que dejan sin opciones y condenan a la miseria a importantes grupos poblacionales. 

Participación

Motivaremos la participación activa de los ciudadanos en todos aquellos temas de interés fundamental para la sociedad. Trabajaremos en la creación y el respeto a los  mecanismos de participación, pero también convocaremos al ciudadano para que haga uso de ellos. Lograr los objetivos dependerá siempre de la participación activa de todos, la toma de las decisiones y la responsabilidad que esto acarrea, debe ser tarea compartida. La democracia sólo es verdadera cuando la participación es costumbre. Asumimos que tenemos derechos, pero también deberes.