MDI Venezuela | Le Soir | Ex-chavista Nicmer Evans detenido, la represión se profundiza
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
17430
post-template-default,single,single-post,postid-17430,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Le Soir | Ex-chavista Nicmer Evans detenido, la represión se profundiza

En 2017, Nicmer Evans fue uno de los instigadores de una plataforma pacífica que pedía la “despolarización” del país. En Venezuela, la espiral represiva continúa en medio de una pandemia con el arresto de Nicmer Evans, una voz disidente del chavismo.

El presidente Nicolás Maduro finalmente ordenó una estricta cuarentena el domingo en toda Venezuela, cuando el número de contagiados registrados acaba de superar los 20,000.

Sin embargo la pandemia del COVID-19 no está frenando la represión. Al contrario. Una señal del endurecimiento del gobierno de Maduro frente a quienes lo critican, es el turno de Nicmer Evans, de 45 años, una figura de la izquierda anti-madurista venezolana, presunto ex-chavista, que fue arrestado el 13 de julio.

Desde entonces, el brillante politólogo y periodista, director de los medios en línea Punto de Corte, ha estado en detención preventiva en las instalaciones de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Caracas.

Se le acusa de “incitación al odio”, como se indica en la orden de arresto que él mismo filmó y publicó en las redes sociales cuando se entregó voluntariamente a las autoridades.

Horas antes, miembros de la DGCIM y la policía registraron su casa e intimidaron a su familia.

Al no encontrar a su presa, habían traído a su abogado como “testigo”. Esta práctica de intimidar a los familiares de las personas arrestadas es “común”, dijo Rafael Uzcátegui, de la ONG de derechos humanos Provea.

Durante 48 horas, se desconoce el paradero del cautiverio de Evans. El viernes 17 de julio, la detención preventiva del periodista fue ratificada por el tribunal 21 de Caracas.

Según un periodista de Punto de Corte, “el juez indicó que el delito de incitación al odio fue motivado por informes contra Globovisión (canal de televisión progubernamental, nota del editor) y contra Maduro, y tuits que sugieren una narcodictadura “.

Esta audiencia marca el único momento en que abogados y familiares han podido ver a Nicmer Evans desde el 13 de julio. El juicio podría comenzar a fines de la próxima semana.

Mientras tanto, su lugar de encarcelamiento se preocupa: numerosos testimonios muestran el uso de la tortura en la sede de la Dgcim.

Disidencia silenciadora

Desde noviembre de 2017, el gobierno venezolano confía en la “Ley constitucional contra el Odio, la convivencia pacífica y la tolerancia” aprobada por la controvertida Asamblea Nacional Constituyente de 2017, para amenazar o arrestar a cualquiera que critique al régimen: manifestantes, periodistas, incluso sacerdotes cuyas homilías no complacen en lugares altos, e incluso bomberos que se burlaron de Maduro en las redes sociales … “Es una ley con términos ambiguos que hace posible silenciar la disidencia”, estima Rafael Uzcátegui, “fue adoptado después del ciclo de manifestaciones de abril a agosto de 2017, para evitar otros.

Nicmer Evans es ahora uno de los 382 presos políticos en Venezuela, según el recuento actualizado el 27 de julio por la ONG Foro Penal.

Entre ellos, muchos son chavistas disidentes o críticos. El más conocido es el ex general Raúl Baduel, el primer compañero de viaje de Hugo Chávez, quien se negó a seguir al caudillo en sus intentos de permanecer en el poder para siempre: ha estado encarcelado casi continuamente desde 2009.

Nota extraída del portal belga Le Soir

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento