MDI Venezuela | (Opinión) Venezuela es víctima de una pandemia militar. Por Ignacio Laya
El Movimiento por la Democracia y la Inclusión es un partido político venezolano que agrupa a partidarios de distintas tendencias ideológicas, cuya orientación se dirige a la reconstrucción de la república. Nuestro objetivo es #LibertadOLibertad
Partido Político, Venezuela. Caracas, Democracia, Inclusión, Lucha Social, humanidad, república, republicanismo, solidaridad, esperanza, pueblo, pueblo venezolano, gobierno, poder Asamblea Nacional, ideología, amor a la patria, patria, MDI, construcción, pobreza, estadísticas, clases sociales, ayuda humanitaria, Nicmer Evans, Pavel Mudarra, Saverio, Angel Godoy, riqueza, propiedad privada, desarrollo económico, fortuna.
17080
post-template-default,single,single-post,postid-17080,single-format-standard,user-registration-page,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

(Opinión) Venezuela es víctima de una pandemia militar. Por Ignacio Laya

El prócer chavista, Jorge Rodríguez Super ministro de comunicación e información, muy activo en los medios televisivos y redes antes de la marcha 10 M anunciada por Juan Guaidó al Capitolio, dijo que la misma sería la mejor prueba del fracaso de la oposición porque cada día son más escuálidas “marchitas” que no convencen a nadie y por lo tanto tenía sin cuidado a la revolución.

Pero algo le pasó a ese discurso “sobrado” de Rodríguez porque Nicolás Maduro y Diosdado Cabello ordenaron a Padrino López activar la “Operación Escudo Bolivariano” que produjo preocupación de guerra en todo el país por el despliegue de la fuerza militar por aire, tierra y mar pero especialmente a lo largo de la trayectoria de la marcha anunciada al Capitolio.

Esos dos días de tanques, cañones, helicópteros, submarinos, camberras, bayonetas, ballenas, rinocerontes, barricadas, tropas militares y milicianos, mañana, tarde y noche pensé que seria suficiente para sembrar el miedo a quienes somos “traidores de la patria” pero que sentimos orgullo por la vulgar procedencia de esas descalificaciones y ofensas demenciales.

Yo que soy un viejo y enfermo no me da pena confesar que sentí un extraño “culillo” expresado en insomnio, temblores y confusión, al punto que me asaltó una pesadilla donde unos milicianos me tomaron prisionero, me amarraron de una alambrada y me decían que me moviera mientras me tocaban”El Fundillo”.

Esa violación no se consumó porque me despertó un milagro y recobre el sentido cuando me encontré envuelto en esa marcha que metro a metro se nutria de centenares de compatriotas y entre todos disparábamos consignas y desplegábamos pancartas que tenían más poder y razón que esa descomunal descargas de “Gas del Bueno” que recomendó Hugo Chávez y que el régimen no dudó en ordenar en expandir sobre esa marcha por la aprobación del Pliego Nacional de Conflicto y que finalmente aprobó en Las Mercedes la Asamblea Nacional.

Ojalá que los honores de esa gesta heroica del 10 de Marzo de 2020 sea celebrada por el régimen frente al sarcófago de Simón Bolívar en el Panteón Nacional y se impongan las condecoraciones a la Cúpula Militar que derrotó a ese ejército de Vvnezolanos apertrechados con las armas de la razón, la dignidad, la justicia y el amor por Venezuela.

Esa “marchita” no solo los desestabilizó, también me ayudó a vencer el miedo y esa pesadilla de la violación a un viejo y enfermo que de vainita no fue víctima de esa pandemia que no termina de reconocer que los desarmados son ellos y la paga esa Venezuela que siempre se rebelara contra cualquier dictadura.

Sin comentarios

Lo sentimos el formulario de comentarios está cerrado en este momento